Después de que la fiscal y la acusación pidieran tres años de cárcel y una responsabilidad civil de 8.900 euros, y de que la defensa fundamentara la absolución, el juez de la sala 22 de los Juzgados de lo Penal de Julián Camarillo ha tirado por la calle del medio condenando a Patricia, una joven de Hortaleza de 27 años, pero disipando la amenaza de ingreso en prisión.

Que evite la cárcel, realmente, no supone una victoria para Patricia, pues, finalmente, la sentencia da como desmostrados unos hechos que solo se sustentan en las versiones de los cuatro policías que declararon, incluido el denunciante. De hecho, la propia sentencia expresa que los testimonios de los policías, tres de los cuales acudieron al juicio uniformados, “ofrecen a este juzgado más credibilidad que lo manifestado por la acusada y por los otros testigos”.

Una sentencia condenatoria

Aunque, durante el juicio, no se demostró la causalidad directa entre la lesión de codo del policía denunciante y el momento en el que Patricia fue desalojada de la sentada pacífica para evitar el desahucio en Manoteras, el juez Julio Mendoza ha interpretado la existencia de un “delito de resistencia y un delito de lesiones” para los que, sumados, impone la condena a seis meses y dos días a razón de cuatro euros por día, es decir, al pago de unos 6.500 euros (cantidad inferior a la solicitada por la acusación), a lo que hay que sumar las costas judiciales y el alto precio de tener antecedentes.

Juicio Patri declaracionesPatricia, atendiendo a los medios, tras el juicio del 10 de marzo. Foto Sandra Blanco

Dispuesta a recurrir

Tras la lectura de la sentencia, la reacción inmediata de Patricia y del equipo de Legal Sol, que la ha asistido desde el primer momento, ha sido la de anunciar que iban a recurrir.

Los motivos se fundamentan en que, pese al gran número de medios que hubo aquel día, no se grabó ninguna caída ni agresión a los agentes que actuaron. En segundo lugar, durante el juicio celebrado el 10 de marzo, no se permitió el visionado de un vídeo que obraba en la causa y cuyas imágenes desmentían las declaraciones del agente, quien había afirmado que tuvo que retirarse tras la supuesta patada de Patricia. Por todo ello, Legal Sol considera que esta es “una sentencia injusta, que condena a una persona inocente a la que no se le ha permitido utilizar todos los medios de prueba que tenía a su disposición y cuya presunción de inocencia se ha visto enervada” con la única prueba de la palabra de los policías.

El proceso del recurso tiene un plazo de diez días y no supone un segundo juicio, sino una revisión de este en la Audiencia Provincial, que puede tardar en responder alrededor de dos meses dependiendo de la sección. Como indica Eric Sanz de Bremond, abogado de Patricia, es muy importante “luchar por el derecho a protestar de forma pacífica y responsable” como hizo Patricia.

Haciendo memoria

El desahucio de Azucena en Manoteras fue una noticia que dio la vuelta al mundo en el 2011. Se trataba de una joven madre, tres menores y dos ancianas, una casi nonagenaria, que iban a ser desahucias de su casa por la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS). Muchas personas se dieron cita en aquel frío y lluvioso día para impedirlo y numerosos reporteros y cámaras acudieron para difundirlo. Una de aquellas personas era Patricia, una joven estudiante que se sentó con los brazos entrelazados para ofrecer una resistencia pacífica. Como todos, fue extraída y filiada por la policía.

Sin embargo, diez horas después de que se hubiera desmontado aquella barrera humanitaria, Patricia fue detenida en su domicilio acusada de haber agredido a un agente ante la mirada de medio mundo y sin que nadie lo viera, a excepción de los otros policías.

Desahucio AzucenaActuación de la policía en el desalojo de la sentada pacífica en Manoteras en 2011 . Foto Fotogracción

Detención como castigo

Aquellos hechos condicionaron la vida de Patricia, quien terminó su carrera y hace dos meses que encontró un trabajo en otra ciudad.

Según declara Eric Sanz de Bremond, de todos los detenidos, que han sido numerosos en los últimos años, tan solo dos, incluyendo a Patricia, han sido condenados.

Los momentos del juicio

Ningún otro medio, salvo Hortaleza Periódico Vecinal, pudo asistir a la sala en la que se desarrolló el juicio de Patricia. Este es el minutaje de los principales momentos:

  • 12.00 La concentración. Antes de la hora, decenas de personas aguardaban a Patricia, quien llegó acompañada de su abogado. Saludos, emoción y gratitud, pero pocas palabras.
  • 13.12 Comienza el juicio. Presidía el juez Julio Mendoza. La defensa pidió la suspensión del juicio por la ausencia justificada de un testigo que, ese día, se convertía en padre.
  • 13.18 Interrogatorio de Patricia. Patricia explica por qué estaba en Manoteras y desmenuza buena parte de los detalles de lo sucedido.
  • 13.42 Declaración pericial (por la acusación). Admite conocer el diagnóstico de esguince. “El dolor no se puede objetivar.”
  • 13.54 Declaración del demandante. Justifica la contradicción entre sus declaraciones y las imágenes de un vídeo.
  • De 14.07 a 14.23 Testigos de la acusación. Contradicciones entre la distancia y el número de patadas.
  • De 14.24 a 14.42 Testigos de la defensa. No vieron ni grabaron ninguna agresión contra el policía.
  • 14.44 Declaración pericial (por la defensa). Diagnóstico de esguince.
  • 14.58 Conclusiones de la acusación. La fiscal solicita 2 años de prisión por atentado y 1 año por lesiones, además de las cantidades de 7.300 y 1.600 euros. La abogada dela acusación se suma.
  • 15.06 Conclusiones de la defensa. La acusación solo se sustentaba en el testimonio de los policías y lamentó que se negara el visionado de los vídeos en los que el agente aparece utilizando el brazo lesionado.
  • 15.15 Visto para sentencia. Pero, con esta sentencia, no acaba.
(Visited 345 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada