La histórica nevada de la borrasca Filomena dejó la calle López de Hoyos desolada a su paso por el barrio de Pinar del Rey. Algunos de los enormes pinos que flanqueaban la larga avenida, que sigue el trazado de la antigua carretera de Hortaleza a Madrid, sucumbieron el 9 de enero tras la incesante descarga de copos. Los troncos se desplomaron sobre el asfalto aplastando vehículos, y la calle quedó intransitable durante días.

Dos meses después de la nevada, los pinos de López de Hoyos, una prolongación en alcorques del centenario Pinar del Rey que da nombre al barrio, siguen cayendo. Este viernes 5 de marzo, operarios del Ayuntamiento de Madrid han talado decenas de ejemplares que sobrevivieron a la borrasca en el tramo entre las glorietas de Luis Rosales y Santos de la Humosa. El número de talas aumentará en los próximos días, porque en las aceras de la calle Mar Caspio, continuación de López de Hoyos, hay muchos otros árboles precintados acompañados de carteles que advierten de trabajos de “poda y tala” la semana que viene. Tras Filomena, han desaparecido casi 200 pinos en la calle López de Hoyos desde el cruce con Arturo Soria dirección Hortaleza.

Operarios este viernes en la calle López de Hoyos. JOSÉ LUIS LÓPEZ

Desde el Ayuntamiento no precisan la cifra de los árboles talados este viernes, y su estimación los reduce “a tres o cuatro”. “Son labores de inspección y conservación del Área de Medio Ambiente”, informaban este viernes desde la Junta de Hortaleza. “Y se van a talar por motivos que deciden los técnicos de conservación y mantenimiento de zonas verdes, siguiendo criterios de peligrosidad, porque están secos, y otros porque se han caído las ramas y siendo pinos, no vuelven a crecer”, explican.

“Que sobrevivieran y no cayeran no significa que no hayan detectado riesgo de caída tras revisarse”, explican desde el Ayuntamiento

Según el Consistorio, las causas derivan de los daños de la borrasca Filomena. “Que sobrevivieran y no cayeran no significa que no hayan detectado riesgo de caída tras revisarse”, apostillan desde el Área de Medio Ambiente, que dirige el concejal del Partido Popular Borja Carabante. El Ayuntamiento todavía no ha contabilizado el número de árboles afectados por la nevada de enero.

El concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano, considera necesarios varios meses para terminar de evaluar las consecuencias en las zonas verdes. Según una estimación del Consistorio a finales de enero, la mitad de los casi dos millones de ejemplares del conjunto de la ciudad quedaron dañados por la borrasca, aunque el 90% de los árboles podrán recuperarse.

Restos de los pinos talados en López de Hoyos. HELENA CAREAGA

(Visited 777 times, 1 visits today)