El anuncio ha llegado este pasado 18 de mayo durante el Pleno de Hortaleza, en respuesta a una proposición del PSOE presentada por la vocal Leticia Rodríguez que instaba a reparar las instalaciones deportivas básicas (IDB) del distrito en mal estado. El concejal presidente de la Junta de Hortaleza, el ciudadano Alberto Serrano, confirmó que acababan de comunicarle los resultados de un informe encargado a una empresa: “es peligrosa, está en riesgo de derrumbe”, por lo que pidió que ”no entren” a los chavales del barrio que juegan allí a pesar de estar cerrada.

Como denuncia la asociación vecinal La Unión de Hortaleza, en la instalación no hay ninguna señalización que indique el peligro, así que los jóvenes del barrio, hartos de esperar año y medio sin poder usarlas, entran a jugar al básket o al balón en el único sitio sombreado del entorno. Los más pequeños, de hecho, caben entre los barrotes.

La noticia causó alarma entre los vocales vecinos, que pidieron que se anunciara “a bombo y platillo” el peligro, y se señalizara de manera visible el riesgo de accidentes. La respuesta, de momento, fue un mensaje en Twitter de Borja Soto, portavoz del grupo de Ciudadanos, pidiendo “precaución” a los vecinos, y pidiéndoles que no utilicen la pista.


Como apuntó Serrano, los técnicos municipales, tras el paso de Filomena que echó abajo las cubiertas de otras pistas similares del distrito como Machupichu y Villa de Pons o las de pádel de los polideportivos Luis Aragonés y Hortaleza, inspeccionaron la de Santa Adela. “Estuvieron en observación hasta agosto”, dijo Serrano, refiriéndose al verano de 2021, y las grietas no avanzaron, pese a lo cual no hubo conclusiones y la Junta contrató una empresa que acaba de presentar sus veredicto: la cubierta se puede caer.

Así que habrá que demoler la cubierta, actuación que de momento no tiene fecha. “Yo quería reparar”, alegó el concejal, antes que tirar abajo una IDB que costó 300.000 euros cubrir hace apenas tres años. Lo cierto es que la asociación vecinal La Unión de Hortaleza viene reclamando desde hace meses la apertura de la cancha, y ha estado recogiendo firmas, además de pedir soluciones a la Junta, que “nos contestó el verano pasado por whatsapp que estaba en revisión, y hasta hoy”, dice su presidenta, Sonia San Andrés.

La noticia ha dejado pasmados a los vecinos. “Es muy fuerte”, dice Sonia. “Soldaron la puerta, pero no han puesto ni un cartel, la gente no sabe que hay peligro”, señala. Si hubiera algún tipo de información, quizá no estarían saltándose el precinto. La asociación, de momento, está intentando correr la voz, pero también recuerdan que “las familias que no tienen Twitter, no se enteran de qué pasa si no hay un cartel”.

(Visited 676 times, 1 visits today)