La empresa Ingesport, propietaria de la cadena de gimnasios Go Fit, tendrá que darle una vuelta a su proyecto privado en la centenaria plaza de la Iglesia de Hortaleza. El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que la propuesta presentada por la empresa “no es viable” y fue rechazada el pasado viernes en la Comisión Local de Patrimonio. El gimnasio que promueven los Padres Paúles e Ingesport pretende destruir una decena de edificios en el casco antiguo de Hortaleza, algunos con 150 años de antigüedad, y amenaza las bodegas que recorren su subsuelo.

La noticia ha sido anunciada este miércoles por el delegado de Desarrollo Urbano en el Ayuntamiento, Mariano Fuentes, de Ciudadanos. “A día de hoy, el proyecto, tal y como está redactado, no es viable, y por tanto no podrá tener licencia urbanística”, ha dicho el responsable de urbanismo de la capital en la comisión del área, respondiendo a la concejala del PSOE Mercedes González, que preguntaba por las medidas que iba a adoptar el Ayuntamiento para proteger el casco antiguo de Hortaleza ante la posible solicitud de licencia para la construcción del gimnasio.

El delegado de urbanismo se ha limitado a explicar que el proyecto presentado por Ingesrport “no cumple los requisitos en cuento a protección de patrimonio”, sin detallar esos incumplimientos. Hace dos años, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid remitió a los promotores del gimnasio una serie de requerimientos que debían incluir en su proyecto para obtener licencia de obras. Entre ellas, conservar las bodegas del antiguo pueblo y mantener algunos elementos constructivos de los edificios que rodean la plaza de la Iglesia de Hortaleza, todos propiedad de la congregación religiosa de San Vicente de Paúl.

SE DESCONOCEN LOS MOTIVOS

Desde la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid tampoco revelan qué ha provocado el rechazo al proyecto de gimnasio que presentó Ingesport, y piden unos días, hasta que publique el acta de la reunión de la Comisión Local de Patrimonio, para ofrecer más información.

Hace un par de semanas, el adjunto a la presidencia de Ingesport, Alfonso Arroyo, aseguraba en declaraciones a Hortaleza Periódico Vecinal que el proyecto tenía una “altísima sensibilidad” con el patrimonio de Hortaleza, aunque al mismo tiempo desdeñaba el valor de los edificios históricos afectados. Sobre todo de los más antiguos de la plaza de la Iglesia, anteriores a 1870, que fueron desprotegidos en 2015 para desatascar este plan urbanístico, aprobado un año después por Ahora Madrid y Partido Popular.

El PSOE ha recordado al Ayuntamiento que debe tramitar la protección de las bodegas del antiguo pueblo de Hortaleza: "Estamos a tiempo de paralizar esta locura"

Esos edificios están totalmente destruidos, son dos mierdas de edificios. Son edificios sin ningún valor que son dos cuadras, donde estaba el ganado”, dijo Arroyo, confirmando además que su empresa mantiene el propósito de construir un aparcamiento subterráneo bajo el gimnasio, algo que considera compatible con la conservación de una bodega del antiguo pueblo. “Te aseguro que esa bodega no tienen ningún valor, pero da igual, lo vamos a proteger, para que sea visitable desde arriba”, apostillaba el directivo de Ingesport.

Cualquier bodega anterior a 1936 debe conservarse como establece la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. La concejala socialista Mercedes González ha señalado este miércoles que es responsabilidad del Ayuntamiento tramitar la protección de las bodegas de Hortaleza, que apenas están documentadas.

“Estamos a tiempo de paralizar esta locura”, ha afirmado la edil del PSOE, que ha pedido al Gobierno municipal que “suspenda cautelarmente” cualquier actuación en el casco antiguo de Hortaleza, después de que el pasado mes de febrero Ingesport talara casi un centenar de árboles, con autorización del Ayuntamiento, en la parcela donde quiere levantar el gimnasio. La empresa alegó que muchos de ellos estaban “afectados por obra” aunque a día de hoy no haya conseguido ningún tipo de licencia de obra.

EL VECINDARIO PIDE CAUTELA

La concejal socialista también ha reivindicado a la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza, que ha recopilado más de 2.500 firmas contra el gimnasio en menos de un mes. “El proyecto generó y genera un fuerte rechazo vecinal, y llevan años movilizándose para reclamar que se proteja la integridad de un espacio tan emblemático para el distrito”, ha dicho González, recordando que la Plataforma solicitó en 2016 la inclusión del casco antiguo de Hortaleza en el Catálogo Geográfico de Bienes Inmuebles del Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid. Una petición a la que el Gobierno regional sigue sin responder cuatro años después.

Desde la plataforma vecinal que defiende el patrimonio de Hortaleza han reaccionado con cautela al nuevo escollo con el que se ha topado el gimnasio de los Paúles. “Sin duda, es una buena noticia, porque se posterga la destrucción de la centenaria plaza de la Iglesia de Hortaleza, aunque no es, ni mucho menos es una victoria definitiva”, afirman desde la plataforma. “Recordamos que los promotores del macrogimnasio pueden rehacer este proyecto y conseguir finalmente las pertinentes licencias de construcción”, apostillan con prudencia, anunciando que mantendrán la movilización vecinal contra un “proyecto innecesario que amenaza el único rincón que recuerda el pueblo que fuimos un pueblo”.

(Visited 310 times, 1 visits today)