Y llegó el día y la hora de sacar cuentos al parque. Mientras un nutrido grupo de vecinos y vecinas esperaban puntuales a las 19.00 horas, los bibliotecarios de Huerta de la Salud y una decena de personas voluntarias, que conformaron una especie de comando de apoyo a la lectura, ultimaban los detalles de la actividad.

Los voluntarios y voluntarias, para quienes la biblioteca no encuentra palabras de agradecimiento suficientes, eran Marcos Vasconcellos, entusiasta espectador y defensor de encuentros culturales en Hortaleza; Edu Moraleda y Curro, del grupo teatral Impro Impar; Cristina Regueira, actriz, que trabajó durante un año en la biblioteca; la niña Julia Sanz, de la Escuela de Artes Enfocados, acompañada de su madre –Susana Caño, miembro de la asociación vecinal Villa Rosa–, su padre –Fernando Sanz– y Manoli, la viuda del siempre recordado Paco Caño (nuestro histórico activista vecinal no pudo estar mejor representado); María Gallardo, actriz y directora de la Escuela de Artes Enfocados; Sara Rodríguez, de Photoleza, entre otros colectivos; Javier Mallo, como numerosos asistentes, de Danos Tiempo, y Sonia Benito, vecina monitora de tiempo libre.

Tanto los bibliotecarios como sus colaboradores sintieron de inmediato la ilusión y el agradecimiento del vecindario por realizar esta iniciativa

La salida de la biblioteca resultó emotiva porque los bibliotecarios y sus colaboradores sintieron de inmediato la ilusión y el agradecimiento del vecindario por la iniciativa. Los asistentes se repartieron en tres espacios: junto al pequeño estanque de la antigua quinta, un elemento histórico tal vez por su sencillez permanentemente ignorado; en las suaves escaleras que hay frente a la entrada al Silo, que hicieron de graderío, y en el césped.

Julia Sanz, nieta de Paco Caño, leyendo un cuento junto al pequeño estanque, vacío, de la antigua quinta. PHOTOLEZA

Participaron unas cien personas, entre adultos y niños y niñas. Se leyeron libros y cuentos, de la biblioteca o de colaboradores y asistentes, muy recomendables, como Puedo rugir, La rabieta de Julieta, A qué sabe la luna, Los tres bandidos, Tito busca nariz, Pajarita de papel, Pastel para enemigos, Sopa de calabaza, Nuestro circo, La oveja Carlota u Olivia y el fantasma. También algunos de Los cuentos del abuelito Valentín, libro escrito por nuestro entrañable vecino Valentín Huerta, por desgracia fallecido en abril pasado.

Los citados miembros de Impro Impar deleitaron con lo que en realidad fue una actuación teatral en toda regla. Desbordante e imaginativa, como siempre, su improvisación. El parque era una fiesta de cultura. Daba gusto escuchar cómo se sucedían las risas y los aplausos procedentes de los distintos grupos. Al acabar, se repartieron libros de expurgo y de regalo, así como pequeños obsequios de bibliotecas públicas municipales del Ayuntamiento de Madrid.

Daba gusto escuchar cómo se sucedían las risas y los aplausos procedentes de los distintos grupos de lectura

Luego se produjeron los normales encuentros entre amigos y conocidos. Se comentaron las novedades del barrio, entre las que destacó la lamentable rotura ocurrida ese día de una tubería en la sede de Radio Enlace, ya en boca de todos. Todos les debemos mucho a la radio de Hortaleza. Los primeros, los colegios de los niños presentes y la propia biblioteca. O se habló también de la asociación Danos Tiempo, cuya ansiada vuelta empieza a ser una realidad. Qué tendrá la montañita del viejo pueblo de Hortaleza que tanto une a la gente…

Edu Moraleda y Curro, de Impro Impar, hicieron una auténtica representación teatral en el césped del parque Huerta de la Salud. PHOTOLEZA

(Visited 3.575 times, 1 visits today)