Hace cuatro años, Maite Luque dejó su Guadalajara natal para vivir en Hortaleza, un barrio que no sabía ni ubicar en el mapa, pero que ahora le encanta. Antes de su llegada al distrito, el proyecto de una asociación motera hortalina ya estaba rondando a algunos de sus actuales miembros, pero no fue hasta 2022 –año en el que Maite decidió sacarse el carné de moto– cuando retomaron la idea y la llevaron a término.

“Siempre me han gustado mucho las motos, pero me fui haciendo mayor y se me pasaron un poco las ganas”, reconoce la alcarreña. “Eso sí, cuando conocí a mi actual pareja, con la que empecé a rodar de paquete, dije: esto es lo mío; necesito conducir yo”.

ESPÍRITU BARRIONALISTA

La Asociación Motera Hortaleza (AMH) no es el primer grupo de amigos del distrito que sale a montar en moto periódicamente de manera conjunta, pero sí que son los primeros del barrio registrados como entidad y de los pocos en tener una mujer presidenta, “algo difícil de ver en el mundo de las motos”, según Maite: “Ahora somos quince miembros, pero esperamos que esta cifra aumente rápidamente”.

Como todavía no disponen de local propio, se puede buscar a los integrantes de la AMH en el bar Nuevo M-40 (junto a la asociación vecinal La Unión de Hortaleza), donde coinciden con otro colectivo: los M-40 Bikers. Allí realizan sus reuniones mensuales y quedan para desayunar antes de salir de ruta.

“Cada vez somos más mujeres las que montamos en moto; pero se refleja poco” Maite Luque

“También se nos puede encontrar en el bar Botón Botón, ya que jugamos en varios equipos de dardos y fue ahí donde se puso en marcha este proyecto”, recuerda la presidenta. Algunos miembros de la asociación están detrás del estudio de tatuajes 13 Ovejas Negras y del taller de motos M2; otras dos sedes oficiosas del club.

ASOCIACIÓN MOTERA HORTALEZA, MÁS QUE MOTOS

La AMH ya ha paseado su logo con el Silo de Hortaleza por eventos internacionales como el Motauros de Tordesillas (Valladolid).

Pero, además de compartir escapadas de fin de semana y de tener en mente una futura concentración motera en el distrito, los hortalinos colaboran con la plataforma Moteros Solidarios, recogiendo juguetes y ropa de abrigo, y con el negocio Nails&Beauty del casco viejo de Hortaleza, que organiza un evento con la fundación El Sueño de Vicky para la investigación del cáncer infantil. Todo ello, sin perder de vista la perspectiva de género, ya que uno de los objetivos que se plantearon al fundar la asociación es intentar abrir el mundo de las motos a las mujeres.

“Cada vez somos más mujeres las que montamos en moto; pero se refleja poco y sigue siendo un mundo muchas veces muy machista. Ese fue uno de los motivos para tener una presidenta; para cambiarlo y para hacer un espacio más amable para todas”, concluye Maite.

(Visited 7.043 times, 1 visits today)