Hortaleza ha dado un estirón demográfico este siglo, que estrenó con una población de poco más de 150.000 habitantes. Desde entonces, los grandes desarrollos urbanísticos de Sanchinarro y Valdebebas han engordado el padrón del distrito con nuevos residentes de forma incesante, hasta llegar a 2021 con 193.313 vecinos y vecinas. Al censo habrá que añadir de golpe este año a otras 1.500 personas que actualmente viven en bloques de viviendas de Valdebebas construidos sobre terrenos de Barajas. El Ayuntamiento ultima los nuevos límites entre ambos distritos y cuando se aprueben definitivamente este martes en el Pleno del Ayuntamiento todos los residentes de Valdebebas serán de Hortaleza. El barrio administrativo de Valdefuentes, que agrupa tanto Valdebebas como Sanchinarro, ya es el más poblado de Hortaleza, con 63.903 habitantes. Una cifra que seguirá creciendo con el desarrollo de nuevas promociones de viviendas previstas para los próximos años.

Los límites entre Hortaleza y Barajas se remontan a los términos municipales de los antiguos pueblos. Tras la absorción de ambas localidades a Madrid, integraron un mismo distrito hasta 1989, cuando Barajas se “independizó” de Hortaleza y el Ayuntamiento trazó la frontera sobre caminos que cruzaban los terrenos rústicos en los que después se levantaría del desarrollo de Valdebebas, como el de Valdecarros, que partía del barrio de San Antonio y discurría dirección noreste hasta llegar al denominado Cerro del Palo, donde existió un pequeño asentamiento de viviendas hasta los años noventa.

El barrio de Valdefuentes, con 63.903 habitantes, ya es el más poblado del distrito de Hortaleza

La construcción de Valdebebas borró del mapa aquellos caminos, aunque sus trazados continuaron marcando la división administrativa de los dos distritos, provocando situaciones insólitas: en algunos bloques, hay familias censadas en Hortaleza mientras vecinos del mismo edificio, incluso del mismo portal, corresponden a Barajas. En febrero de 2020, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid dio luz verde al expediente de alteración de los límites entre ambos distritos, de forma que todas las viviendas de Valdebebas y su parque forestal pertenezcan a Hortaleza, mientras que las parcelas de uso terciario o dotacional, que incluyen la ciudad deportiva del Real Madrid, la ampliación de IFEMA, los terrenos que se destinaron al fracasado proyecto de la Ciudad de la Justicia o el Hospital Isabel Zendal, queden en Barajas.

NUEVA FRONTERA

Con la nueva delimitación, la calle Francisco Umbral, que cierra el barrio de Las Cárcavas al este, marcaría la linde entre distritos, que se perfilaría hacia el noreste siguiendo el trazado rectilíneo de parte de la avenida de las Fuerzas Armadas y el primer tramo de la calle Juan Antonio Samaranch hasta la avenida de José Antonio Corrales, que prolongaría la frontera hasta la M-12 que da acceso a la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas. A esta propuesta, Más Madrid y PSOE presentaron sendas alegaciones para que el plan contemplase la incorporación al distrito de Barajas las garitas del Parque del Capricho, en el paseo de la Alameda de Osuna, que actualmente se encuentran en el límite sureste del distrito de Hortaleza.

Este proyecto regresó a la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Madrid el pasado mes de abril. Ahora solo queda que obtenga el respaldo mayoritario del Pleno de Cibeles, donde contará con el apoyo de la mayoría de los grupos políticos. Tan solo el PSOE ha objetado que la nueva delimitación “perjudica” al distrito de Barajas por “condenarlo a ser el de menor población” de Madrid “sin posibilidad alguna de crecimiento”, y propuso la creación de una comisión integrada por técnicos municipales, partidos políticos y entidades vecinales para establecer las nuevas lindes con participación ciudadana y “el máximo consenso”.

(Visited 391 times, 1 visits today)