La Cabalgata Participativa de Hortaleza, la de toda la vida, regresa al barrio de Canillas nueve años después. El Ayuntamiento de Madrid ha autorizado finalmente que el desfile del 5 de enero prolongue su recorrido y pueda atravesar Mar de Cristal, ascender la calle Emigrantes y concluir al final de la Carretera de Canillas, en la glorieta de la gasolinera. De este modo, la Cabalgata organizada por los colectivos vecinales vuelve al barrio donde arrancó siempre hasta 2007, cuando la concejala del PP Elena Sánchez Gallar privatizó la comitiva generando el rechazo del vecindario.

La Cabalgata de 2017 se pondrá en marcha el jueves 5 de enero, a las 18:00 horas, en la plaza de Santos de la Humosa, y recorrerá las calles habituales de los últimos años. Subiendo Mar Caspio hasta Mar de las Antillas, por donde visitará el barrio de la UVA de Hortaleza hasta llegar a la calle Santa Adela.

Después, a su paso por Parque de Santa María, la Cabalgata desfilará por las calles Santa Susana y Santa Virgilia hasta llegar al barrio de San Lorenzo, donde atravesará la avenida Barranquilla y la calle Mar Adriático para cruzar la glorieta Mar de Cristal y subir por la calle Emigrantes hasta el cruce con la Carretera de Canillas, donde este año concluirá, sobre las 21:00 horas, la comitiva de los Reyes Magos por nuestro distrito.

PROBLEMAS DE TRÁFICO

La ampliación del recorrido ha recibido el visto bueno de la Oficina de Actos en la Vía Pública del Ayuntamiento tan solo unos días antes de la celebración de la Cabalgata por las dudas que planteaba a los responsables municipales. Ya el año pasado, los organizadores de la Cabalgata Participativa solicitaron finalizar en la Carretera de Canillas, pero la Policía Municipal desautorizó la ampliación del recorrido por las dificultades que provocaba cortar la glorieta de Mar de Cristal al tráfico el día de Reyes.

Para que la Cabalgata Participativa vuelva al barrio de Canillas se desplegará un gran dispositivo policial con más de 60 agentes municipales, y supondrá la restricción al tráfico en calles importantes durante el desfile. Incluso el acceso de la M-40 a la calle Aconcagua (que conduce hasta Mar de Cristal) permanecerá cerrado durante la visita de los Reyes Magos.

Lo mismo sucederá con un tramo de la Carretera de Canillas y otro de la Avenida de Machupichu durante la parte final de la Cabalgata. Por ese motivo, la Junta Municipal de Hortaleza aconseja evitar la utilización del vehículo privado durante la tarde del 5 de enero para realizar trayectos por las zonas por donde pasarán las carrozas.

_SBM2464Pasacalles de la Cabalgata de 2016 / Foto Sandra Blanco

CANILLAS, SIN REYES POR LOS RECORTES

El barrio de Canillas no ve pasar la Cabalgata Participativa de Hortaleza, la que construyen los propios vecinos y vecinas, desde 2007. Aquel año, tras la celebración de las elecciones municipales, la concejala del PP Elena Sánchez Gallar se convirtió en presidenta de la Junta de Hortaleza, y su primera decisión relevante fue privatizar el desfile que desde finales de los años 70 organizaban asociaciones y colectivos del barrio.

Además de privatizar la Cabalgata utilizando argumentos despectivos como su falta de «excelencia», la edil del PP decidió unilateralmente suprimir la mitad de su recorrido, dejando a los niños y niñas de barrios como la UVA de Hortaleza, Parque de Santa María o San Lorenzo sin la visita de los Reyes Magos.

El 5 de enero de 2008, la Cabalgata ‘privatizada’, gestionada por una empresa y con carrozas como una gigante botella hinchable de Coca-Cola, se limitó a pasar las calles Mota del Cuervo, Carretera de Canillas y López de Hoyos antes de enfilar la Gran Vía de Hortaleza para desembocar precipitadamente en los aledaños del centro comercial.

Las entidades que trabajaban en la Cabalgata Participativa no bajaron los brazos entonces ni se resignaron ante la decisión de Sánchez Gallar, y al año siguiente lograron sacar sus carrozas a la calle sin apenas presupuesto ni ayuda institucional.

cabalgata-2008Manifestación contra la privatización de la Cabalgata en 2008

El desfile autogestionado se decantó por recorrer los barrios que excluyó la concejala del PP. A pesar de las innumerables trabas a las que se enfrentó la comitiva vecinal (el Ayuntamiento incluso prohibió en 2013 que se lanzaran caramelos) las carrozas construidas a mano por el vecindario volvieron a llenar de ilusión las calles del barrio estableciendo la glorieta de Santos de la Humona como nuevo punto de partida.

En aquel momento se produjo una inédita duplicidad de cabalgatas en Hortaleza. En nuestro barrio los Reyes Magos hicieron honor a su condición y llegaron a estar en dos desfiles que circulaban al mismo tiempo. Mientras en la zona de Canillas circulaba la Cabalgata ‘privatizada’, en los aledaños del antiguo pueblo de Hortaleza lo hacía la ‘participativa’.

La cabalgata gestionada por una empresa privada, que contaba con un presupuesto de 60.000 euros, acabó sucumbiendo a los recortes en 2011. Desde aquel momento, la Cabalgata Participativa ha vuelto a ser la única del distrito. Y sin renunciar a sus señas de identidad: organizada por entidades vecinales, que construyen y diseñan las carrozas, y sin depender exclusivamente de la financiación del Ayuntamiento.

Cabalgata1Detalle de una de las carrozas de la Cabalgata Participativa de Hortaleza / Foto Photoleza

Un modelo participativo que también tiene sus limitaciones. La asociación vecinal de Canillas ha reclamado este año a la Junta de Hortaleza que la Cabalgata recuperase íntegro el kilómetrico recorrido previo a la privatización para que los Reyes Magos regresasen a barrios como Esperanza, que añoran la visita de sus majestades de Oriente. Sin embargo, los colectivos que impulsan el desfile vecinal consideran inviable, con los recursos actuales, afrontar un desfile que supere las tres horas de duración.

«Quizás los vecinos y vecinas de Canillas se pregunten por qué sólo hasta la gasolinera, por qué no unos kilómetros más para sentirla más cerca. La respuesta es sencilla. Una comitiva integrada por pequeños muy pequeños, algunos a pie y otros con el orinal en la carroza, por si hay alguna urgencia, que siempre la hay, por una batucada abriendo paso a ritmo de tambor, chavales y adultos con diversidad funcional y algunos que otros abuelos y abuelas que siguen participando con la ilusión de cuando eran niños. Esas y otras muchas razones de carácter logístico hacen que la Cabalgata Participativa no tenga capacidad para plantear un recorrido más extenso», explican los organizadores del desfile, en que este año trabajan 16 asociaciones y colectivos del distrito.

Desde 2015, tras el cambio de gobierno en el Ayuntamiento, la Cabalgata Participativa cuenta de nuevo con apoyo municipal. El año pasado, la Junta de Hortaleza costeó el alquiler de los camiones de las carrozas, una ayuda que se repite en esta edición.

El resto del presupuesto del desfile (apenas 10.000 euros, lo que la convierte en la cabalgata más austera de la ciudad de Madrid) procede de la aportación de decenas de vecinos y vecinas, que bien con donaciones voluntarias o participando en actividades como la fiesta infantil del Parque Isabel Clara Eugenia y la tradicional velada de la sala Galileo financian la comitiva.

Desde hace semanas, muchas personas trabajan de forma altruista en darle forma y color a las siete carrozas de 2017. También niños y niñas, como los del colegio Dionisio Ridruejo, que tienen la suya finiquitada desde hace días. Otras se ultiman esta semana en el patio del colegio Filósofo Séneca, donde colectivos como Jóvenes del Parque, Alacrán, La Torre y Amejhor vuelcan su imaginación para transformar rudos camiones en vehículos de fantasía. «Y todo ese esfuerzo se ve recompensado con las sonrisas de niños y no tan niños el 5 de enero, haciendo realidad el sueño de tanta gente», aseguran los organizadores.

cartel-cabalgata-2016

(Visited 7.043 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada