“El barrio es mi vida y la asociación de vecinos mi casa”, decía siempre Marina García cuando hablaba de Virgen del Cortijo.

Un barrio hortalino con forma de colmena que se creó hace casi medio siglo –aislado, contaminado por una cementera y en peligro por la cercanía de unos depósitos de gas– que hoy se ha convertido en un barrio bonito y amable gracias a la incansable labor de personas como Marina García, que desde la asociación vecinal estuvo trabajando y luchando para mejorarlo hasta el último día de su vida, el 4 de septiembre de 2020.

Fue esa misma asociación vecinal de Virgen del Cortijo –que este 2023 cumple 45 años– la que presentó en el Pleno del pasado mes de septiembre la propuesta de “dar el nombre de quien ha sido la vicepresidenta de la asociación y quien lamentablemente falleció por COVID-19, doña Marina García, a un lugar relevante dentro del barrio donde vivió”.

La iniciativa fue aprobada por unanimidad y el salón de plenos de la Junta Municipal de Hortaleza se llenó de elogios para la vecina fallecida, y es que Marina era una persona que tendía puentes y era capaz hasta de poner de acuerdo a todos los partidos políticos.

“Te prometemos que seguiremos cuidando del barrio y mimándolo como tú lo hacías” Mari Ángeles Martín

Este hecho se vio reflejado el pasado 7 de marzo, cuando se celebró el acto inaugural de colocación de la placa “Jardín Marina García” en una zona verde situada en la calle Oña, número 51, de Virgen del Cortijo, al que acudieron decenas de vecinas y vecinos, así como representantes de todos los grupos políticos que forman parte del Pleno de la Junta Municipal; Quique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), y hasta la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (Ciudadanos), quien alabó “la intensidad de Marina a la hora de conseguir las mejoras necesarias para sus vecinos”.

“Ella no se perdía nada de lo que pasaba en su barrio porque mejorarlo era el motor de su vida –recordó su única hija, también llamada Marina, al tomar la palabra para agradecer este merecido homenaje a su madre–. Por eso, no dudaba en descolgar el teléfono y en mover Roma con Santiago para conseguirlo”.

Un momento muy emotivo llegó con la intervención de Mari Ángeles Martín, conocida como Nines, actual presidenta de la asociación vecinal, quien le dedicó “a su compañera del alma” los últimos versos del poema “Elegía” de Miguel Hernández, mientras sonaba la música de un trío de cuerda, después de dirigirle unas palabras: “Marina, eres un referente para nosotros y un ejemplo. Queremos seguir trabajando por el barrio y mantener viva la antorcha que tú has encendido. Te prometemos que seguiremos cuidando del barrio y mimándolo como tú lo hacías”.

(Visited 276 times, 1 visits today)