A comienzos de 2020 se prevé que estén terminadas las esperadas obras de mejora y acondicionamiento de la asociación deportiva Oña-Sanchinarro, cuyo proyecto para instalar césped artificial en su campo fue el ganador de la primera edición de los presupuestos participativos de Hortaleza, en 2016, con casi un millar de votos y una partida inicial de 1,8 millones de euros, ampliada finalmente a 2,5 millones. Una idea que surgió conjuntamente entre el Oña y las asociaciones vecinales Virgen del Cortijo y Sanchinarro.

“La fecha de intervención del Ayuntamiento se espera entre el 16 y 21 de diciembre”, explica Pedro Hernández, presidente del Oña-Sanchinarro. Después, solo quedará que el Consistorio dé luz verde a la cesión del nuevo terreno de juego. “Desconozco el tiempo que transcurrirá para la cesión a nuestro club, pero esperamos que sea el menor posible”, añade el presidente del club.

El proyecto logró el apoyo de casi un millar de personas
y ha contado con 2,5 millones de presupuesto

LARGA ESPERA

Las diversas modificaciones del proyecto inicial, con reubicación de la parcela para el campo de fútbol incluida, han retrasado el estreno de las nuevas instalaciones, con un club social, cuatro vestuarios completos, dos vestuarios para árbitros, un almacén y espacio para una oficina.

“Transcurrieron dos años, desde 2016 hasta que nos enseñaron el proyecto definitivo con algunas modificaciones, que justificaron por instrucciones de la Dirección General de Deportes. En septiembre del 2018 se iniciaron las obras, financiadas finalmente por el Acuerdo Marco del Ayuntamiento”, explica Perico Hernández.

“Han sido muchas dificultades técnicas y administrativas, pero estamos a un paso de hacer realidad un sueño
de muchos jóvenes, padres y vecinos”,
Pedro Hernández, presidente del Oña

A pesar de las dilaciones y “aunque han sido más de tres años de espera”, para el club ha merecido la pena. “Solo nos cabe agradecer a las dos corporaciones que han coincidido en la Junta, a la dirección facultativa, a la constructora y a todos los partícipes de este proyecto. Han sido muchas dificultades técnicas y administrativas, pero estamos a un paso de hacer realidad un sueño de muchos jóvenes, padres y vecinos”, comenta Perico.

El presidente del Oña cree que el nuevo campo será “un paso muy importante” para el futuro del club, ya que los jóvenes que componen la agrupación (unos 500) “contarán ahora con las instalaciones que merecen y sin que la climatología obligue a suspender los entrenamientos”. El nuevo campo no supondrá un aumento del número de jugadores para “no masificar los entrenamientos”, aunque esperan que también pueda ser utilizado por los colegios cercanos.

 

(Visited 166 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada