Carmen Molina presenta su quinto libro, Madrid en Pausa. Reconocida fotógrafa profesional de artistas de la talla de Medina Azahara o Mägo de Oz, esta vecina de Hortaleza de toda la vida da un giro en su carrera profesional, cambiando la improvisación y movimiento de sus fotografías en los conciertos, por la quietud y el silencio de un Madrid que se paralizó para luchar contra una enfermedad común que a todos nos ha golpeado tristemente.

Armada con su cámara, un objetivo de gran angular y un permiso especial para poder transitar por las calles de Madrid en pleno confinamiento, Carmen Molina retrató una ciudad que lejos queda de esa urbe frenética y viva, atestada de gente, coches y ruido que todos guardamos en nuestra memoria.

Este libro surgió antes de la situación de pandemia que nos ha tocado vivir, aunque según explica Carmen, se ha tenido que adaptar y evolucionar a cada momento dada la situación de excepcionalidad. El libro Madrid en Pausa cuenta con unos colaboradores muy especiales, como los músicos y cantantes Ana Torroja de Mecano, Manuel Martínez de Medina Azahara, Juankar de Boikot o Cristina del Valle de Amistades Peligrosas entre otros.

La Puerta del Sol, en una de las imágenes del libro. CARMEN MOLINA

“Todos tienen un vínculo especial con Madrid”, apunta Carmen, y aportan textos con una visión personal y multidisciplinar, abarcando desde el arte, la música y la poesía, para acompañar sus fotografías. Un trabajo de gran sensibilidad y respeto que consigue presentar al lector un Madrid desconocido hasta ahora, dónde quizá Alejandro Amenábar logró profetizar en su película Abre los ojos, cuando aparecía en escena la Gran Vía desierta.

“He sentido miedo al caminar por Madrid, parecía una ciudad fantasma”, admite Carmen. Este hecho pone de manifiesto el gran valor de las fotografías que están presentes en su libro, donde se recogen la realidad de una ciudad confinada y que también muestran la dureza de la calle. La autora nos invita a buscar a una persona que aparece en el libro, una persona sin hogar como muchas que por desgracia han sufrido la pandemia de manera más vulnerable. Con este libro, Carmen colabora con Acción contra el Hambre. “Hay que salir de esta entre todos y todas”, afirma.

“He sentido miedo al caminar por Madrid, parecía una ciudad fantasma”, admite Carmen Molina

Nos adentramos en el libro y caminamos entre el sonido de los pájaros y de los semáforos de Cibeles, entre los aplausos en los balcones de Ópera como si una función de teatro se estuviese representando. Pasamos por Sol y el recuerdo de las campanadas es inevitable, un oso y su madroño mojados por la lluvia de un cielo gris que llora. Cogemos el metro para volver al barrio de Hortaleza y el sobrecogedor silencio no deja de acompañarnos. La ciudad que no duerme continúa latiendo gracias a los sanitarios, cuerpos de seguridad y trabajadores esenciales que han mantenido su pulso débil funcionando. Sin duda esta obra pasará a la historia, aunque esperemos no vuelva a repetirse.

Carmen cuenta orgullosa que Madrid en Pausa pasará a formar parte del Fondo de imágenes del Estado de Alarma que se ubicará en el antiguo Hospital de Jornaleros de Maudes, proyecto gestionado por la Fototeca del Centro de Documentación de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid. Aquellas personas que deseen conseguir un ejemplar lo pueden adquirir en la librería Mar Negro del barrio, donde lo llevan a casa si lo necesitan.

Todo va a salir bien.

Portada del libro ‘Madrid en pausa’.

(Visited 337 times, 2 visits today)