Nuestro amigo Borja tenía un enorme interés por todo lo que ocurría en el mundo. Le gustaba investigar sobre los temas más variados de la actualidad política y social, sobre la situación de los movimientos y las organizaciones políticas de aquí y del mundo. Era un gran internacionalista, además de un magnífico comunicador, un trabajador inasequible al desaliento y un organizador increíble. Apasionado en todo lo que hacía, era capaz, en todo momento, de poner orden y exigir el cumplimiento de las tareas comprometidas, como él mismo siempre hacía, puntualmente y con todo el talento que tenía puesto en cada tarea, y era mucho.

Allá por mayo del año 2000 participa en la creación del Kolektivo Los Lunes (KLL), que más tarde comienza a reunirse en el local de la asociación vecinal La Unión de Hortaleza, para con el tiempo integrarse en ella y acabar dando el tan ansiado “relevo generacional” a este colectivo, que hoy en día puede congratularse de mantener una fuerte presencia en el barrio, continuando así la trayectoria de movilización de la que ha hecho gala a lo largo de toda su ya larga historia.

Borja se implicó como el que más, dentro de la asociación, en movilizaciones como la oposición a la implantación de una gasolinera en el rastrillo de Hortaleza, en la creación de un grupo de consumo alternativo, en la organización de la Cabalgata de Reyes alternativa, en el rescate de las Fiestas de Juan y Juana, en la celebración del Día del Árbol, y, cómo no, en la puesta en marcha de nuestro Hortaleza Periódico Vecinal, como representante de la La Unión de Hortaleza en el Consejo de Redacción.

"Había algo muy especial en él: su capacidad de ilusionar a los demás en los proyectos que ponía en marcha, aglutinando a personas de muy distintas edades y procedencias"

Siempre atento a las necesidades de vecinos y vecinas, de la inquieta mente de Borja también surgieron varios proyectos en el barrio, algunos de los cuales llevan ya años en marcha y otros, más recientes, están en proceso de consolidación, como la batucada Sambaleza, que organizó junto a gente de Amejhor y de Danos Tiempo; Hortaleza Televisión; la acción ‘Pinta tu muro’, cuyo fruto es el magnífico mural en la tapia de las piscinas, junto al rastrillo; la Plataforma de Vecinos de Hortaleza en Lucha, surgida a raíz de la Huelga del 29-S de 2010, o el Ateneo de Hortaleza, que inició sus actividades a principios de este año. Una lista larga que, sin embargo, no alcanza a dar idea del perfil de nuestro amigo.

Había algo muy especial en él: su capacidad de ilusionar a los demás en los proyectos que ponía en marcha, aglutinando a personas de muy distintas edades y procedencias, especialmente a los más jóvenes, casi como sin querer o sin darse cuenta. Como hombre comprometido que era, acogió y educó a un chaval que vivió con él hasta que se independizó. Militante activo en Izquierda Anticapitalista, desplegó su enorme capacidad comunicativa a través de las nuevas tecnologías en la campaña de las elecciones generales de 2011. Y ya no paró, continuando con su labor de difusión y movilización desde las redes sociales hasta el final. Además, en su tiempo libre, le gustaba jugar con los chavales del barrio al baloncesto, y muchas tardes se le podía ver organizando partidos en la cancha de Santa Adela, hasta que su enfermedad se lo impidió.

Por este enorme activismo social, por su generosidad y su forma de ser abierta, cultivó muchas y muy diversas amistades, que siempre lo echaremos de menos. Los lazos humanos que él sembró crecerán entre nosotros, y se multiplicarán, en la medida en que hagamos nuestros sus anhelos. ¡La pelota está en tu tejado!

Ilustración de Laura Hoyal