¡La sexta edición! ¿Os lo podéis creer? A nosotras nos cuesta. ¡Quién nos lo iba a decir, allá por 2016, cuando arrancaron Las Noches del Huerto y apenas nos atrevíamos a imaginar el curso de ese incipiente verano!

Seis años nada menos desde aquel 20 de mayo, seis años que nos han enseñado muchas cosas. Sobre todo, que aquella primera pista que nos indicaba el camino habría de ser decisiva, que hicimos bien cuando, desde el primer momento, elegimos no quedarnos limitados al huerto, aunque esa impronta verde del cultivo de la tierra y la fidelidad a sus estaciones definiera de manera absoluta nuestra identidad. Pero queríamos abrirnos al barrio y expandir nuestro carácter porque los únicos proyectos en los que creemos son los que implican compartir, son los que alimentan el alma y nos hacen crecer a todas juntas.

Guiados por esa vieja máxima del 15-M, «apaga la tele y enciende la calle», decidimos salir de nuestras casas y acudir cada viernes a hacer comunidad, a crear entre todas un ocio y una vida entera a nuestra medida. Dejamos de atender a lo que otros nos contaban, a lo que aún quieren dictarnos desde los medios para inventarnos allí fuera nuestras propias películas y escribir nuestras propias noticias. Y fuimos construyendo, noche a noche, un espacio para la convivencia y para el Arte, dando cuerpo a esa cultura híbrida, urbana pero con vocación de pueblo, que nos ha permitido sacar lo mejor de cada uno de nosotros, ese tesoro muchas veces escondido pero que acaba por brillar y salir a la luz en cuanto se lo riega de la manera adecuada.

Ahí seguimos, y así acometemos esta sexta convocatoria.

Porque Las Noches del Huerto han ido evolucionado en estos años, igual que cualquier ser vivo, pero han mantenido su esencia alimentadas y apoyadas por un público entregado que forma parte imprescindible del proyecto, porque sin él lo que hacemos no tendría sentido. Hemos sobrevivido a la climatología adversa, a los imponderables de cada temporada, incluso a las restricciones de una pandemia y a la desesperanza subsiguiente.

Lo artístico y lo pragmático se dan la mano cada viernes del verano en un espacio que es territorio conquistado, extraído del olvido y el abandono

Este año, de nuevo, Las Noches se reinventan para adaptarse a los tiempos con una «platea» de cien sillas y un perímetro delimitado; pero con el Arpa y Panceta de siempre, el concepto que soñó en su día Miguel A. Rodríguez y que hemos logrado mantener en cada edición. Lo urbano y lo rural, lo sofisticado y lo espontáneo, lo artístico y lo pragmático se dan la mano cada viernes del verano en un espacio que es territorio conquistado, extraído del olvido y el abandono y convertido en oasis de tod@s y para tod@s.

Esta sexta temporada arranca este mismo viernes 21 de mayo en el Huerto Comunitario de Manoteras (Calle Roquetas del Mar) con un espectáculo de danza: un compendio de bailes tradicionales de los cinco continentes. Y continuará con conciertos, teatro, nuestro Tomato Talent, las sorpresas de rigor… para dar paso a artistas de todo tipo, más cercanos o lejanos, porque entre todas nos hemos convertido en un referente y porque todo el que se ha subido a ese escenario verde, que ha crecido con los años, sabe que la acogida y el cariño de la gente allí están garantizados y que el arte compartido y las vivencias dan de sobra para calentarnos el corazón durante los meses fríos del invierno.

¡Venid a vernos! O, mejor, venid a formar parte del proyecto. Venid a cuidar y engrandecer lo que es ya patrimonio común, de las vecinas de Manoteras y de Hortaleza al completo.

¡Por muchos años de ocio, cultura y convivencia! ¡Allí nos vemos!

(Visited 395 times, 5 visits today)