En plena pandemia cultural y social, este viernes 10 de julio a las nueve de la tarde en reloj relativo del Huerto Comunitario de Manoteras (confluencia de Cuevas de Almanzora con Roquetas de Mar) se anuncia un concierto de arpa y violín.

¡Que nadie se sorprenda! Todas las actuaciones de 2020 estaban programadas y tan solo ha habido que ir cancelándolas desde el 22 de mayo, de viernes en viernes hasta este día 10 en plena nueva normalidad. A propósito, el nombre de viernes es en honor de Venus, la diosa del amor, que por algún motivo en el siglo XVIII vino a ser sinónimo de pandemia, del griego «pan» (todos) y «demos» (pueblo). ¿Habrán los hortelanos elegido los viernes por este motivo?

En todo caso, fue el pasado día 3 de julio (ahorramos la etimología del mes) cuando la Junta Municipal contactó con los hortelanos manoteranos para pedir algún detalle y que ese mismo día dieran comienzo Las Noches del Huerto. La gente de la huerta es rápida pero concienzuda, así que pidió calma a los del palacete de Villa Rosa y se lanzó a confirmar actuaciones.

Como es tradicional el arpista Víctor Santal y la violinista Marta Ponce serán quienes inicien la temporada entre los recién plantados tomates y otras delicias

Como es tradicional, menos en 2019, serán el arpista Víctor Santal y la violinista Marta Ponce quienes inicien la temporada entre los recién plantados tomates y otras delicias. Fue precisamente el precioso arpa celta de Víctor en un lugar como el descampado de Manoteras, según nos cuenta Miguel, lo que llevó al lema de las Las Noches del Huerto: «Arpa y panceta», una conjunción inolvidable que emparenta lo elitista con lo más popular.

RECINTO ADAPTADO

A la voz de «más madera» se ha remozado el anfiteatro del huerto prescindiendo de las gradas de pales y ateniéndose a la normativa de Sanidad. Así pues, el recinto de Las Noches del Huerto tiene una platea acotada mediante una cinta y hay una zona de entrada y otra de salida. Como casi todos de los que van vienen acompañados, se han dispuesto sillas de dos en dos y a un metro y medio de distancia las unas de las otras. Se confía en que no habrá baile de sillas, sí de corazones.

Para estas noches hortelanas, será requisito ir con máscara o su diminutivo, pero no veneciana o arlequinesca, sino quirúrgica, higiénica, FFP3 y FFP2. Ya es sabido que, desde su origen, en Las Noches del Huerto se rinde tributo al teatro.

Además de las bebidas habituales y los refrigerios energizantes (léase panceta, chorizo…), lógicamente habrá alcohol pero con agua, pues van a disponer de dos o tres geles hidroalcohólicos (para manos, que no para chupitos).

La programación de julio está casi cerrada, nos informa Miguel. Precisamente, lo más próximo es lo que ha costado más en cerrarse. Pero ya tenemos el cartel del viernes 17 de julio, cuando Treze, sí con zeta, interprete canciones propias y alguna versión de la movida galega.

Como explica Miguel, con los músicos será más fácil que con el teatro o la danza, ya que durante estos últimos cuatro meses no ha habido ensayos y estas otras artes más escénicas necesitan más del reencuetro y del ensayo.

Además de felicitar a los hortelanos de Manoteras, habrá que darles las gracias cumpliendo con las indicaciones que den y disfrutando de cada noche de «arpa y panceta».

(Visited 333 times, 1 visits today)