La Semana Santa desplazó la fiesta de los libros en Manoteras al 28 de abril. Después Pedro Sánchez puso elecciones en esa misma fecha; entonces Kultura Komissiya se plantó y dijo que mantenía el Día de los de los Libros Vivientes aunque el cielo se cayera. Esta ha sido la tercera edición de esta singular fiesta que se celebra en la asociación vecinal Manoteras (Cuevas de Almanzora, 46).

La idea sea basa en Fahrenheit 451,  la novela de Ray Bradbury, una distopía en la que los libros están prohibidos y los bomberos se dedican a quemar cualquier ejemplar donde la tinta se haya liado con el papel. De ahí surge una serie de rebeldes que se convierten en libros vivientes pues, en su memoria o «memorión», han de ocultar y mantener vivas las grandes creaciones de la literatura universal.

Este año el tema le ha tocado a Las mil y una noches, aunque había de todo tipo de libros o relatos: desde un habilidoso genio de la lámpara o un Simbad cuenta cuentos y una Scherezade cautivadora hasta un Cyrano de Bergerac de napias colosales, una Roxane idílica, La Celestina con su hermosa Melibea y su «galana Calixto», la princesa andalusí Wallada, el mismísimo Sito Miñanco con Fariña, el inquietante V de Vendetta, la sugerente Cat Woman, los intrépidos tres mosqueteros, el cordobés Ibn Hazm con su Collar de la paloma,  el propio Gandalf de El Señor de los Anillos.

La idea sea basa en Fahrenheit 451,  la novela de Ray Bradbury, una distopía en la que los libros están prohibidos y los bomberos se dedican a quemar cualquier ejemplar donde la tinta se haya liado con el papel

Un pregón a tres voces a las 11 horas puso en marcha a los libros vivientes, algunos recién llegados del colegio electoral. La música clásica tuvo un gran protagonismo en las voces de Ludi Musici, un coro muy unido a Manoteras a través de David Pradillo. Se oyeron temas clásicos a pie de barrio gracias a este cada vez más numeroso grupo musical.

El baile y la danza oriental los puso Tribu Samarkanda con cinco danzarinas que llenaron el espacio y las miradas. No es la primera vez que actúan en el Día de los Libros Vivientes, pero esta vez eran imprescindibles pues Las mil y una noches no se entienden sin las ajorcas y la sensualidad de sus movimientos.

Además de puestos artesanales del Huerto Comunitario y Dcyde, una la gran librería y «macetería» del Grupo Scout Pinar puso los libros al alcance de cualquier mano. Hubo rosas, dátiles y té. Los más pequeños tuvieron, cómo no, cuenta cuentos y los adolescentes disputaron una especial yincana siguiendo las pistas que un código QR iba marcando.

No faltaron los reconocimientos. No en vano, La Soci lucía un nuevo decorado en el que su logo y paramento de la terraza se estrenaban llenos de color para dar el mensaje de aquí estamos. Sonia Sánchez, la diseñadora de ambos elementos, recibió el reconocimiento de sus antiguos vecinos, pues no es fácil encontrar alojamiento en esta pequeña Florencia de Hortaleza.

Hubo más, pero eso quedó oculto en el interior de la sala de los espejos pues Manoteras te enfoca trabajó con intensidad para preparar una sorpresa que será descubierta el próximo 15 de junio durante las Fiestas de Manoteras.

La propia televisión se interesó por el evento y Ana Martín, entrevistadora del programa de Youtube Surcando Madrid, se paseó entre los libros vivientes para dejar nuevo testimonio de la vida cultural y festiva de Manoteras.

 

(Visited 99 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada