Tengo asumido, desde mi más tierna infancia, que no estoy dotada para la música, que no llevo el ritmo en el cuerpo ni distingo un piano de un violín. O sea, como dice el dicho, tengo torrijas en lugar de orejas. Pero, sí sé lo que me gusta y me hace disfrutar.

Claro está, que hay grados y grados y la música clásica se enfrenta, por el simple hecho de llamarse «clásica», a los estereotipos de aburrida, cultureta y difícil. Yo procuro enfrentarme a esos estereotipos.

El caso es que, cuando se propuso desde Kulture Market que el concierto del mes de marzo iba a ser de música del Renacimiento inglés yo… Cómo decirlo… Intenté que no se me notara mucho mi estupor. ¡Adelante! ¡Vamos a difundirlo!

Pues bien, el sábado pasado estuve en el concierto. Dos jóvenes veteranos artistas, subidos al recogido escenario de Espacio Pegaso y recreado con un ambiente shakespeariano, empezaron a tocar el piano ella (María Silvera) y a cantar él (Ricardo Barrul) Can She Excuse My Wrongs, de John Dowland.

Aunque escribo esta crónica en primera persona, recojo las impresiones de varios asistentes con los que hablé al acabar el concierto. No sé inglés, no sé qué es un barítono o un tenor y no distingo una corchea de una semifusa. Pero, la verdad, ni falta que hace cuando disfrutas tanto de un directo. Esto me lo confirma María con sus palabras:

«Creemos que el público es inteligente y que la sensibilización pasa por la educación y por el apostar por espacios distintos y hacer llegar a la gente obras y sonoridades que de otra forma no verían o escucharían. Queremos que el arte sea accesible sin perder calidad, que es el mal que nos aqueja: para programadores y algunos artistas, calidad frecuentemente significa dinero y programas «facilones» que consigan ese dinero. Nosotros no queremos eso.

"Educar a la gente en el pensamiento libre implica que las personas tengan donde elegir. Si no se les da opciones, optarán por lo único que tienen"

Educar a la gente en el pensamiento libre implica que las personas tengan donde elegir. Si no se les da opciones, si no pueden conocer realidades y situaciones diversas, nunca van a saber lo que quieren; optarán por lo único que tienen. Eso nos da mucha tristeza. Queremos que las personas, sean de la edad que sean, puedan decidir si les gusta más la música del Renacimiento o el rock, porque ambas son muy válidas y hermosas».

La guinda del concierto fue la interpretación de The Wraggle Taggle Gypsies, O!, una canción popular escocesa, y, al terminar, ahí estaba el respetable, desconocedor de este tipo de música en su gran mayoría, en pie aplaudiendo y pidiendo con entusiasmo «otra, otra».

Y no, no es que yo descubriera de pronto que sí tengo orejas en lugar de torrijas, es que ellos son buenísimos.

PD: Ricardo Barrul es cantante profesional formado en Alemania, psicólogo (por la rama de la neurociencia), y dramaturgo. María Silvera es pianista, clavecinista y pedagoga (licenciada en las tres). ¿Alguien da más?

Recuerda: Si te apetece participar del proyecto de Kulture Martket, ponte en contacto en kulturemarket@yahoo.com

BELÉN D. P., agente agitadora cultural 019

(Visited 117 times, 1 visits today)