Por tercer año consecutivo, el vecindario de Hortaleza se ha encontrado con que la piscina cubierta del polideportivo Luis Aragonés ha comenzado el curso cerrada por obras.

Según ha comentado a Hortaleza Periódico Vecinal Javier Fernández, director del polideportivo ubicado en el barrio de Villa Rosa, son muchas las razones que motivan estos retrasos en su apertura.

TRES CIERRES POR OBRAS

En el año 2017, estuvo cerrada desde el 18 de enero hasta el 16 de octubre, “que era el plazo previsto para realizar las obras de sustitución de la máquina deshumectadora”, con un coste de 50.000 euros. También se realizó una obra de accesibilidad universal, o sea, un vestuario para personas con discapacidad, por un importe de 56.000 euros.

La piscina cubierta del Luis Aragonés ha cerrado tres veces por obras en los últimos tres años

En 2018 se cerró desde el 1 de septiembre hasta el 19 de noviembre. En esas fechas, iban a comenzar unas obras (que al final son las que se están acometiendo este año), pero, en vista de que no arrancaban por la lentitud en la tramitación del expediente, “el antiguo gerente de
la Junta Municipal, Luis Mora, dio orden de no esperar más y que se abriera la piscina ya en noviembre”.

En cuanto a este último cierre, la duración de las obras estaba estimada en cinco meses, desde julio, pero finalmente la reapertura será el próximo 7 de enero.

MEJORAS REALIZADAS

Con un presupuesto que asciende a 400.000 euros, las obras que se están ejecutando son la impermeabilización de los vasos mediante chapado, la impermeabilización y solado de la playa de la piscina, la sustitución de la lámina desbordante y la renovación de carpintería y cristalería de segurit.

Las obras que se están ejecutando
tienen un presupuesto de 400.000 euros 

Las obras están siendo ejecutadas por la Dirección de Patrimonio, del Área de Economía y Hacienda Municipal y, en los últimos tiempos, han pasado por ellas tres jefes de los servicios técnicos del distrito, Alfonso Murga, Cleto y Jaime Pérez.

FALTA DE OTROS RECURSOS

Pero el polideportivo Luis Aragonés no se compone solo de sus piscinas, y estas áreas necesitan mejoras o sufren una falta de recursos. “También hay una zona destinada a fisioterapia que no se ha llegado a utilizar nunca por falta de presupuesto para la contratación de dos fisioterapeutas”, indica el director del centro.

El rocódromo está infrautilizado por falta de alumbrado
y alrededor de 200 personas se encuentran en lista
de espera para poder utilizarlo

Además, Javier Fernández recuerda que el rocódromo está infrautilizado por falta de alumbrado y que, en este momento, se encuentran en lista de espera para poder acceder a su utilización alrededor de 200 personas.

 

(Visited 555 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada