Tiene 101 años y el próximo 24 de junio María de las Heras sumará otro. Ni una infancia dura ni una guerra le han restado tiempo vital, tampoco una pronta viudedad ni una vida de trabajo para sacar adelante a la familia. María tiene su secreto: ho’oponopono, taichí y un sentido de la existencia.

La hemos conocido por un tuit de Ramón Silva. Decía “En @PSOE_hortaleza ya ha votado María con 101 años. ¡Siempre un ejemplo de socialista!”. En la foto, María introducía su sobre en la urna de unas primarias con ilusión de futuro. El instinto de periodista de Ray Sánchez me avisaba: “Aquí puede haber una historia”.

Nos espera en la residencia Los Nogales. Llueve y se disculpa por no haber salido a esperarme en la calle. El ambiente es cordial, pero este centro ha protagonizado varios escándalos. Intento dejar en el hall mis prejuicios y hacer que María hable. Lo primero es difícil; lo segundo, no. María es un torrente y marca los temas.

“Me vine hace cinco años. Consideré que tenía mucha edad para estar sola y no quería molestar a la familia. ¡No, no! ¡Que disfruten y vivan!”

PREGUNTA: ¿Qué tal en Los Nogales?

RESPUESTA: De todas las que recorrí, la que más me gustó fue esta. La verdad es que estoy muy contenta. El trato para mí, ¡excepcional!

¿Hubo una concentración delante de la residencia?

La ha habido, pero no es justo. Me tocó vivir tres años con esa señora que es la que está ahora queriendo dar guerra. Eso no se lo deseo ni al más… Una persona de malas intenciones, una persona que disfrutaba haciendo daño. Yo he podido aguantar tres años porque me apoyaban. Me tiraba las cosas, el colorete, el carmín, el peine… unos pendientes, el cable de cargar el móvil…

De valor para mí, me tiró un fajo así de veintitantos artículos para la radio de los martes. Pero llegó un momento en el que no la puede tolerar más y le dije a la directora que, si no me lo solucionaba, me tenía que ir de la residencia.

(Cambiando de tema.)

Lo que te traigo aquí es un tesoro: La vida después de la muerte de Patrocinio Navarro. ¿Has leído algo sobre ello o solo sabes lo que te dijeron de niño?

La muerte en realidad no existe. Lo que hacemos es un cambio. Eso se debería saber. Eso de cielo e infierno se quedó pasado.

“Soy española, pero he nacido en Francia por una cuestión de emigración”

¿De dónde eres?

Soy española, pero he nacido en Francia por una cuestión de emigración.

¿Por qué naciste en Francia?

Porque mi padre era de un pueblo de Guadalajara cuando era la provincia más mísera de España. Todavía sigue siéndolo, pero los socialistas la mejoraron bastante. Pues vendieron lo poco que tenían y se marcharon, aunque estuvieron poco tiempo en Francia. Cuando yo tenía 3 o 4 años, se marcharon a Cuba y allí hemos vivido diez años.

¿Qué tal la vida en Cuba?

He tenido una infancia muy triste, pues andaba solita porque mi madre se iba a trabajar, mi padre acostado…, y yo cuidando un niño. Me recuerdo saltando a la comba con el niño puesto aquí.

¿Y después de Cuba?

Vinimos a España por circunstancias de salud en la época de Machado. De eso no tendrás ni idea. Después ha estado Batista, que ha sido tan dictador como Machado.

¿Cuándo fue la vuelta?

Con 15 años vine a España con intención de estar tres meses, pero en ese intervalo empezó la guerra. Y ya había mucha dificultad; tampoco teníamos dinero para viajar. Total, que mi madre y yo nos quedamos aquí.

“Con 15 años vine a España con intención de estar tres meses, pero en ese intervalo empezó la guerra”

¿Te tragaste toda la guerra?

Toda la guerra. El hambre que se pasó y el miedo, que nos bombardeaban.

¿Algo especial que recuerdes?

Lo tenía olvidado, pero fui andando a Valencia desde Madrid para encontrar a mi madre. No tardando mucho, me casé en el 42 porque se rumoreaba que iban a llevar a los hombres a la División Azul. ¿Sabes lo que es? Y la mitad de los hombres no volvían. Aguantaban el frío y el hambre en Rusia. Si no, no me hubiera casado tan joven.

¿Era militante socialista?

Yo nunca he hablado de política con él. Ha sido después, cuando empecé a trabajar porque me quedé viuda a los diez años.

María de las Heras

María de las Heras votando en la primarias del PSOE de Madrid el pasado 23 de octubre.

¿En qué has trabajado?

Me coloqué en Bressel SA. Era una fábrica de hacer material de precisión con relojería. Hacíamos cuentakilómetros para los coches, carburadores… Los carburadores Bressel eran muy famosos. Yo estaba en la parte de laboratorio. Revisaba las piezas.

Hacían espoletas también. Se lo dije un día al jefe de personal: “Estamos haciendo material de guerra”. Dijo que no era para España, que lo mandaban al extranjero. Allí también se mata la gente.

Había más de mil mujeres trabajando, una fábrica muy grande.

¿Siempre en Bressel?

Allí hasta que me jubilé con 65 años. Trabajé treinta y pico de años.

¿Cómo empezó tu militancia política?

Cuando empecé a trabajar, yo me apunté a la UGT. Sí, al poco de empezar a trabajar. Allí sí hablábamos de política, de la derecha y de la izquierda y tal… Esto existía estando Franco.

¿Sabías que estaba prohibido?

Supongo que algún compañero me informaría. Al partido socialista me afilié ya estando en el Poblado de Canillas. Mi casa la compré a los pocos años de quedarme viuda. Cotizaba, pero ahí era de la UGT. Pagaba mi cuota y ya está. Nunca necesité que me defendieran de nada.

“Al partido socialista me afilié ya estando en el Poblado de Canillas”

¿Participaste en protestas?

En alguna he participado, por ejemplo, cuando pedían que arreglaran la carretera que estaba llena de baches. (Suena el móvil.) Será alguna noticia.

¿Te gusta estar al día?

Sí.

¿Qué tal con la Agrupación Socialista?

Me dio por escribir una carta una vez y tanto les gustó que yo soy del partido, pero no pago. Me dijeron “Nada, tú ya no tienes que pagar”. Es que los comparé con lo que Jesucristo predicaba. Si te pones a analizar, que todo el mundo coma, que todo el mundo viva, que no haya esas desproporciones tan grandes y tal… es lo que Jesucristo predicaba.

¿Has participado mucho?

Iba a las reuniones. Cuando se concentraban y hablaba el presidente o el secretario general del partido, Felipe González, yo iba a todas.

En la residencia, María de las Heras realiza todo tipo de actividades, como dibujar. ANA NAFSI

¿Qué opinas de Felipe González?

Felipe González para mí es un político muy sano. Yo pienso que este hombre nunca se llevó nada, nunca cogió nada y quiso lo mejor para España. Ya llevaba 13 años y empezaron a machacar con calumnias hasta que cayó. De eso ya te acordarás.

¿Y de Juan Carlos I?

Juan Carlos I ha resultado ser un caradura. No le creíamos así. Esa noche del golpe de Estado se posicionó en defensa del pueblo y tenía muy buen cartel con eso. Pero ahora nos ha dejado un poco decepcionados.

¿España será republicana?

Pienso que los reyes no son necesarios. Al contrario, es un gasto grande para la Nación. Hay que ver que, desde que nacen, esos niños tienen unos sueldazos. No lo veo justo. Ellos, como personas, no me parecen malas personas.

“Pienso que los reyes no son necesarios. Al contrario, es un gasto grande para la Nación”

¿La derecha es mayoría en Madrid?

Yo creo que la gente es de derechas porque lo confunden con la religión. Como los curas es lo que aconsejan, que voten a la derecha, los confunden. Al ser religiosos y creer en Dios, tienen que ser de derechas. ¿Qué ha hecho la derecha nunca por nadie?

Las pocas mejoras que ha tenido el trabajador han sido de la izquierda. La derecha nunca ha hecho nada.

Te hemos visto votando.

Ya lo ves, vienen a por mí para ir a votar, pese a la edad que tengo. Aquí hay un señor que entró nuevo y resulta que piensa igual que yo. Su hija nos llevaba a él y a mí. Así que la muchacha se encargó de los dos viejos y nos llevó a votar.

¿Qué se siente al pasar los cien años?

Lo importante no es los años que tengo, sino la salud. Yo no tengo ningún dolor, ninguna enfermedad ni grave ni leve. Eso lo achaco a que he hecho mucho taichí y lo sigo haciendo. Sobre todo, las respiraciones las hago a diario en cualquier sitio. Me vengo aquí sola y empiezo con mis respiraciones y mis cosas… O en el parque.

María de las Heras

Uno de los secretos de María de las Heras para seguir siendo tan vital es hacer taichí todos los días. ANA NAFSI

¿Cuándo empezaste con el taichí?

Me enteré enseguida. Hacíamos el taichí en la Junta Municipal a la entrada de la Carretera de Canillas. Cuando me hablaron de esto, al otro día, como soy curiosa, te repito, al otro día estaba yo allí a ver qué era eso. Hará unos treinta años. Yo pienso que eso me ha hecho mucho y lo positiva que yo soy. Soy totalmente positiva. ¿La ley de atracción tampoco la conoces?

¿Ley de atracción?

Tú serás una eminencia en lo tuyo, pero en otras cosas… no te habrá dado por estudiarlo. Viene en las leyes de la naturaleza. Para mí la más importante de todas es la ley de atracción. Saber que lo que tú dices y lo que tú piensas es lo que te atraes. Todo lo bueno y todo lo malo que nos pasa no es culpa de nadie más que nuestra.

Nosotros nos creamos nuestra vida, nuestra forma de pensar y nuestros dolores y nuestras enfermedades. Si empiezas a repetir una enfermedad, eso no se debe decir porque estás atrayendo, estás abriéndole el camino. Y eso es lo que hay que tener cuidado.

“Una cosa malhecha se te queda en el subconsciente y, hasta que no te limpias de ello, te está dando guerra”

¿Lenguaje y pensamiento?

Hablar y pensar. El pensamiento es como si hablaras. Tú te crees que nadie te oye, pero tú estás preparando el cerebro para que eso se acople en ti. Una cosa malhecha se te queda en el subconsciente y, hasta que no te limpias de ello, te está dando guerra.

¿Y cómo limpiarse?

Te diré las palabras que tienes que repetir para limpiarte. Cuando me siento sola, ya las estoy repitiendo: “Lo siento mucho, perdóname, te amo y gracias”. Si tú lo haces, lo notas y te acordarás de mí. ¿Tú no has oído hablar de ho’oponopono? Es una palabra hawaiana que quiere decir “sanación” y “solución de problemas”. Esto es un tesoro. La cantidad de gente que aquí ha conseguido lo que quería.

¿De qué hablarás en la radio en Enlace Sénior?

Para esta semana, tengo tres hojas escritas. Dice “Cultivar la paciencia es un arte”.

Muchas gracias, María.

(Visited 663 times, 1 visits today)