Este miércoles 10 de marzo comienza una huelga indefinida en los centros de salud de Atención Primaria. La convoca AMYTS (Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid), es decir, el principal sindicato médico, pero en las paredes de los centros de salud de Hortaleza aún no han terminado de colgarse los carteles anunciando esta vuelta a la huelga que tiene fecha de inicio pero no de final.

«Es que no nos da la vida», nos responde una facultativa del centro de salud de Monóvar. Con esta queja se disculpa porque la información aún no sea visible y, al tiempo y sin proponérselo, nos da uno de los motivos fundamentales por los que pediatras y médicos de familia vuelven a convocar una huelga: la sobrecarga laboral.

En septiembre de 2020, ya desconvocaron una huelga tras el acuerdo con los responsables de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, quienes por fin les escucharon «tras años de sordera» y en un momento crítico provocado por la pandemia. Pero aquel acuerdo, según nuestros facultativos más próximos, se ha incumplido y mantienen una sobrecarga que no garantiza la calidad asistencia. De hecho, casi la mitad de las ausencias no se está cubriendo.

La administración madrileña no se ha tomado en serio a estos profesionales a los que aún adeuda el pago de la «carrera profesional o los complementos de nivel», según explica Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS. Sin embargo, como explica el doctor Ezquerra, la huelga se convoca por todos los pacientes y por la dignidad de los profesionales.

"No es de recibo que un paciente sea atendido en menos de cinco minutos, eso es una mala asistencia sanitaria" Julián Ezquerra, del sindicato AMYTS

En un comunicado publicado en Youtube, el secretario general de AMYTS explica que «no es de recibo que un paciente sea atendido en menos de cinco minutos» y denuncia que «eso es una mala asistencia sanitaria» cuyo responsable «es la administración». Esta aún no se ha sentado a hablar con los médicos y ha impuesto unos servicios mínimos con los que AMYTS no está conforme ya que estos van de un 70% al 100%.

Aunque este pasado lunes hubo reuniones en distintos centros de salud del distrito, este martes tras la especial jornada del 8-M se tomarán decisiones respecto a la huelga; si bien, como avisan los carteles que se están colgando, participar en la huelga es libre y «si no se desconvoca, es muy probable que su médico no acuda a trabajar y, si lo hace, estará de servicios mínimos abusivos atendiendo solo a lo urgente».

Una médica del centro de salud de Monóvar protestaba porque se considere esta una huelga de médicos, pues «reivindicar un sistema sanitario digno no debería ser una reivindicación de médicos ni siquiera de sanitarios, debería ser un grito de la sociedad». Como reclama el doctor Julián Ezquerra, «queremos ser excelentes en Atención Primaria» y para ello no se puede tener al «más del 90% de los urgentiólogos en precariedad» o «tener médicos formados en diez años para hacer labores realizables por personal administrativo».

En realidad, se trata de una huelga por tiempo porque «necesitamos que los médicos de familia y los pediatras puedan dedicar a sus pacientes el tiempo que garantice una atención adecuada». También lo necesitan los pacientes para entender y también la sociedad, que requiere de «educación social, educación sanitaria, atención a los terminales en los domicilios…», algo que con las cifras de citas actuales no se puede cumplir.

Como nos comenta la facultativa, o «cuidamos nuestro sistema público de salud o nos quedaremos sin él». Cabe la posibilidad que la administración reaccione, aunque tras los incumplimientos es difícil que resulte creíble una voluntad real de asegurar de la «salud del sistema sanitario», que es la Atención Primaria pues, «sin una base potente, el sistema colapsa».

(Visited 274 times, 1 visits today)