El pasado 20 de septiembre volvimos al salón de plenos de la Junta de Hortaleza para asistir al primer Pleno tras las vacaciones estivales. En primer lugar, se dio cuenta del decreto de la alcaldesa de Madrid de fecha 5 de septiembre del 2016 por el que se cesa a María Inmaculada Sanz Otero como vocal concejala del Grupo Municipal Popular y se nombra a Pascual Oliver Hurtado como vocal vecino. Debido a la aprobación de este decreto, en los plenos del mes de septiembre de todos los distritos, ha habido ceses y nombramientos semejantes, todos del mismo grupo político.

Aprobadas todas las propuestas presentadas, menos una

Se aprobó por unanimidad solicitar información sobre el estado y las necesidades de inversión de los diferentes centros educativos del distrito sostenidos con fondos públicos; programar charlas de Policía Municipal, Bomberos, Salud Madrid y el SAMUR en los centros de personas mayores del distrito, y elevar al Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad la necesidad de realizar un estudio para ejecutar trabajos y obras de mejora en los aledaños de la calle Santa Susana.

Por mayoría, se aprobó, a petición del Grupo Municipal Popular, solicitar a la Junta Municipal que se haga cargo de las solicitudes no cubiertas por los presupuestos de las Escuelas Municipales de los CEIP dependientes de la Dirección General de Deportes y habilitar una dotación de 100 euros anuales en material. A propuesta del Grupo Municipal Ahora Madrid, se aprobó solicitar la dotación de los medios materiales y humanos que el Centro Madrid Salud Hortaleza-Barajas demanda, y, de parte del Grupo Municipal Socialista, solicitar la realización de un estudio del coste real del alquiler del local donde se encontraba la Biblioteca de la Obra Social de Caja Madrid y también de posibles emplazamientos similares de titularidad municipal en la zona.

Como no todo podía ser perfecto, esta última propuesta desató una algarabía en el Pleno, donde los vocales vecinos de todos los grupos tomaban la palabra sin orden ni concierto —ni freno por parte de la concejala presidenta Yolanda Rodríguez— para defender o no la idoneidad de asumir los gastos de un contrato de alquilar (3.600 euros al mes por este local de 350 metros cuadrados) pudiendo utilizar locales de titularidad pública, que no supondrían ningún coste de arrendamiento.

Calle Alfredo Di Stefano y Parque de Villa Rosa-Paco Caño

Con el beneplácito de todos los grupos políticos, también se aprobó elevar a la Junta de Gobierno la asignación del nombre Alfredo Di Stefano a una calle del barrio de Valdebebas y el cambio de denominación del Parque de Villa Rosa por el de Parque de Villa Rosa-Paco Caño.

Para apoyar cada una de estas propuestas, asistieron a la sesión, por un lado, Ignacio Di Stefano, hijo del famoso futbolista, quien agradeció que lo hubiesen invitado al Pleno porque la familia está encantada con la idea y aseguró que “nunca han estado en contra de ningún homenaje a su padre”, como se había rumoreado, y, por otro, Carmen Lostal, presidenta de la asociación vecinal Villa Rosa, que, muy emocionada, agradeció, en nombre de la asociación y de la familia, este homenaje por un vecino que hizo tanto por el distrito.

(Visited 214 times, 1 visits today)