El pasado viernes 12 de marzo, nueve centros escolares de Madrid se unieron a la Revuelta Escolar para “reivindicar entornos escolares seguros”. Esta iniciativa, que tiene también su variante Revuelta Vecinal, surgió en las calles de Barcelona y ahora ha llegado también a Madrid, y está respaldada por agrupaciones como Madres por el Clima, Ecologistas en Acción, A Pie o Pedalibre, entre otras.

El colegio público Juan Zaragüeta ha dado el paso de ser el primer colegio hortalino en unirse a la Revuelta Escolar para visibilizar más aún la necesidad de mejorar la accesibilidad de una manera sostenible y segura al centro educativo. El acceso resulta a día de hoy ser complejo para los escolares, ya que el centro se encuentra rodeado de vías que presentan tráfico de vehículos pesados a todas horas.

El objetivo de la concentración era “poner de manifiesto la inseguridad que el tráfico rodado supone para las familias que acuden diariamente al centro escolar, así como los altos niveles de contaminación de varios tipos a los que se ve expuesto el alumnado”, según solicitaban las familias en el escrito dirigido a la Delegación de Gobierno.

El objetivo es “poner de manifiesto la inseguridad que el tráfico rodado supone para las familias y los altos niveles de contaminación a los que se ve expuesto el alumnado”

Responsables de la asociación de madres y padres del Juan Zaragüeta solicitaron y obtuvieron el permiso de la Delegación del Gobierno para el corte de la calle Tomás Redondo, en el tramo comprendido entre la calle Antonio López Torres y la glorieta donde comienza la calle Ribera del Loira, durante el intervalo horario de 14.00 a 15.55 horas, que coincide con la salida de clase de los escolares.

CORTE DE TRÁFICO EN UN SOLO SENTIDO

No obstante el equipo de Policía Nacional que se encargó de realizar el corte de la calle con furgones y conos de señalización, insistió en que el tramo se redujera a la zona inmediatamente aledaña al centro escolar, “para dejar salir camiones de la cementera y coches del aparcamiento de Iberdrola”, cuenta Ludi madre vocal del AMPA del colegio.

El corte de tráfico se produjo tan solo en uno de los sentidos de la calle, para dejar disponible el carril contrario. Por este carril, ha continuado la ruidosa y frecuente circulación de los camiones pertenecientes a la planta de fabricación de hormigón Mahorsa, que se encuentra a tan solo unos metros del centro escolar.

“En realidad no hemos conseguido visibilizar el problema o causar un impacto en la gente, en los vehículos que realmente nos molestan día a día, las hormigoneras y el parking ilegal de Iberdrola”, comenta Ludi disgustada por este hecho. Por ello, el AMPA está dispuesta a exigir que, en las siguientes convocatorias, se produzca de facto el corte de toda la calle y permitir exclusivamente el paso de la única y poco frecuente línea de autobús público urbano que circula por esta calle.

Alumnas y alumnos del colegio mostrando los carteles que han realizado durante el taller, con mensajes como «Piensa, vive y actúa en verde». AMPA JUAN ZARAGÜETA

DISFRUTANDO DEL ESPACIO PÚBLICO REALIZANDO ACTIVIDADES

Siguiendo las recomendaciones de la plataforma Revuelta Escolar, las familias elaboraron carteles para anunciar y difundir el evento e invitar a participar y disfrutar del espacio público en esta calle durante el tiempo que el tramo ha estado cortado al tráfico motorizado.

La iniciativa, secundada por familias de los escolares del colegio hortalino, contó con la participación de alrededor de cincuenta personas, comenta David, padre perteneciente al AMPA del colegio. Entre otras actividades, las familias montaron un circuito para patines y patinetes, y realizaron juegos, actividades de calle –como la tradicional rayuela o la comba– y un taller de elaboración de carteles.

Las familias montaron un circuito para patines y patinetes y realizaron juegos –como la tradicional rayuela o la comba– y un taller de elaboración de carteles

La revuelta ha transcurrido de manera festiva y lúdica, y ha cumplido su labor reivindicando la necesidad de dotar a los escolares de entornos seguros y saludables, de tal modo que se garantice el acceso infantil con autonomía. Las familias y escolares participantes han quedado muy satisfechas, por lo que ya se ha organizado la siguiente Revuelta Escolar para el jueves 25 de marzo a las 14.00 horas, con una duración aproximada de 45 minutos.

Otros centros escolares hortalinos como los colegios públicos Garcilaso de la Vega y Ramón Pérez de Ayala y la escuela infantil La Almudena, que han seguido con entusiasmo esta iniciativa, se unirán también a la revuelta de este jueves.

(Visited 481 times, 1 visits today)