Érase una vez cuatro sabios que paseaban por la Ciudad Lineal, a la altura de la Parada 10, en el cruce de la actual calle Arturo Soria con López de Hoyos. Comenzaron a hablar a cerca del nombre del pueblo al que llevaba aquella carretera, es decir, Hortaleza.

El primer sabio dijo que su origen era de la época de los romanos, cuando Quinto Sertorio mandó construir una fortaleza en el lugar, pero con el paso del tiempo, y como ocurrió con muchas palabras, la F se perdió y se convirtió en H, siendo ahora Hortaleza.

El segundo expuso la teoría que venía de la palabra latina hortus, en castellano ‘huerto’, y se debía a las abundantes huertas y hortalizas que había allí. El tercer sabio también pensaba que el nombre era de origen románico, y se trataba de una palabra compuesta por Horta y Lezda, lo que venía a ser ‘Huerta’ e ‘Impuesto’, por lo que suponía que Hortaleza en la antigüedad fue una aldea libre de impuestos.

También el cuarto, y último sabio, afirmó que Hortaleza provenía del latín, siendo una palabra compuesta por Orta y Lucis, que en castellano es ‘salida del sol’ o ‘salida de luz’, pues correspondía con la salida por el este del sol desde Madrid, convirtiéndose lucis en ‘leza’ por la influencia árabe. Los cuatro sabios convinieron que la suposición más acertada era la del último y decidieron ir hasta Hortaleza a buscar alguna prueba que corroborará esta teoría.

Grabado publicado en ‘La ilustración española y americana’ en 1880

Encontraron en la huerta del Quinto una tabla con unas palabras escritas a medio borrar, pero algunas de letras visibles casaban con Ortalucis. El chascarrillo es que llegó un hortelano y les dijo que la tabla era de un cartel muy reciente en el que anunciaban la venta de hortalizas, y que cuando se les quedo viejo lo utilizaron como parte de un espantapájaros. Por eso estaba abandonado y medio enterrado en la huerta. La moraleja: nada es como parece.

Curiosamente la fábula muestra todas las teorías sobre el nombre de Hortaleza. La primera, que viniera de fortaleza, es un craso error pues no hay ningún resto de fortaleza en el lugar y el castillo más cercano, por ser el punto más estratégico de la zona, era el Castillo de Alameda.

La segunda, que procediera de hortaliza lo dudamos. El terreno siempre ha sido de secano y poco productivo, no así otros pueblos como Leganés, Fuencarral, Vallecas o los de la riberas del Manzanares, el Jarama o el Abroñigal. No obstante sí que podría venir por ser el lugar de tránsito de las frutas y verduras de las huertas del Jarama que se llevaban a Madrid. Esto explicaría la importancia que siempre tuvieron los caminos de Hortaleza y Canillas.

La tercera suposición está fuera de toda lógica. Todos los pueblos de Castilla estuvieron exentos de impuestos después de la reconquista cristiana para fomentar que los nuevos pobladores habitaran los lugares ocupados, y desde luego que Hortaleza no fue una excepción.

Detalle del mapa de Tomás López de Vargas Machuca de 1773, con Hortaleza sin hache 

La gran novedad es la teoría del cuarto sabio: Orta-lucis. Dado que Hortaleza se fundó el siglo XIII es posible que la palabra venga del latín, lengua utilizada en aquel entonces por las personas más letradas, y podemos descartar el origen árabe pues no hubo asentamientos por el lugar.

Otro detalle muy importante es que Hortaleza se escribió sin hache (Ortaleza) hasta que a medidos del siglo XIX se añadió la hache de forma generalizada. Debemos de tener en cuenta que el astro rey siempre aparecía en los callejeros de las antiguas ciudades y mapas, así la Puerta del Sol era una puerta que recibía su nombre por estar al este de la ciudad de Madrid a la salida del sol. Si un madrileño de aquel entonces abandonará la ciudad por el Camino de Hortaleza en la mañana siempre iría Orta-lucis, o lo que es lo mismo: a la ‘salida del sol’ o ‘salida de la luz’.


Basado en el artículo publicado en la revista ‘La Ciudad Lineal‘, el 10 de noviembre de 1907, núm. 323, firmado por don Vicente Muzas, que era rentista y un alto cargo del Ministerio de Fomento. Fue Consejero de la CMU, la Sociedad constructora de la Ciudad Lineal de don Arturo Soria.

 

(Visited 3.386 times, 1 visits today)