La estación de Metro de Esperanza, la más antigua del distrito de Hortaleza, cerrará este próximo verano para retirar de su bóveda todos los elementos de amianto, material potencialmente cancerígeno. Según han informado fuentes de Metro Madrid a Hortaleza Periódico Vecinal, los trabajos se prolongarán durante dos semanas en las que la instalación permanecerá cerrada a los viajeros.

La presencia de amianto en la estación de Esperanza ha sido ignorada por los usuarios del suburbano hasta hace unas semanas, cuando en dos extremos de los andenes aparecieron unos pequeños carteles que advierten de la presencia de este material de construcción que, según la Organización Mundial de la Salud, puede provocar cáncer de pulmón o asbestosis, entre otras enfermedades. “Respirar el polvo del amianto es peligroso para la salud”, señala el pequeño cartel, que prohíbe manipular los materiales sin autorización.

“SIN RIESGO” SEGÚN METRO

La estación de Esperanza, de la línea 4 de Metro, fue inaugurada en 1979, hace 40 años. “El amianto era un material muy generalizado y utilizado en la construcción hasta su prohibición en 2003, en concreto en Metro por sus propiedades de impermeabilización”, explican desde la empresa pública gestionada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, del Partido Popular, que niega que exista peligro para los usuarios. “De ninguna manera, este material solo es peligroso cuando emite fibras y son inhaladas”, aseguran desde Metro.

Sin embargo, el Pleno de Hortaleza de marzo aprobó una proposición de Ahora Madrid, apoyada por el PSOE, para instar a la Comunidad de Madrid a informar de forma “urgente” sobre el estado de la instalación de amianto en la estación de Esperanza.

El Partido Popular votó en contra alegando que la retirada del material se producirá este verano, con un coste de tres millones de euros, según el portavoz popular Óscar Alegre, que calificó a Metro como una “empresa modélica en seguridad laboral”, aunque después admitió que la presencia de amianto en la red del suburbano ha causado al menos el fallecimiento de dos trabajadores.

POSIBLE DELITO

Esa es una de las conclusiones del informe elaborado por la Comisión de Investigación sobre la presencia de amianto en Metro de Madrid de la Asamblea regional. Según el dictamen de esta comisión, presidida por el diputado de Podemos y vecino de Hortaleza José Manuel López, Metro conocía la existencia de amianto y sus riesgos desde hace dos décadas sin actuar para eliminar este material tóxico que provoca enfermedades mortales, ni tampoco informar a sus trabajadores hasta el año 2017. Las conclusiones del dictamen se elevarán a la Fiscalía para que investigue la posible comisión de delitos por parte de la empresa pública.

(Visited 5.711 times, 3 visits today)