“Si algo caracteriza a este distrito es el carácter reivindicativo de sus vecinos y vecinas. Y yo creo que el mayor exponente de esta reivindicación es la Cabalgata Alternativa. Así que, este año, hemos querido que quien diera el pregón fueran todas esas personas que trabajan para que Hortaleza tenga una cabalgata esté quien esté en el palacete.” Con estas palabras presentaba la concejala de Hortaleza, Yolanda Rodríguez, a la pregonera de las Fiestas de Primavera 2017: la Cabalgata Participativa de Hortaleza. Propuesta que salió de la Mesa de Festejos del distrito con el apoyo de todos sus miembros.

Cris Sandoval, de la asociación vecinal La Unión de Hortaleza, y Germán Peña, de la asociación Amejhor, fueron la voz del colectivo, pero subieron al escenario acompañados por todas las personas que participan en la organización de la cabalgata (las AMPA, asociaciones vecinales y entidades de todo tipo), incluidos los más pequeños.

Las Fiestas de Hortaleza recuperaron el pregón el año pasado, cuando el privilegio recayó en las ‘dragonas’ del XV Hortaleza  de rugby.  Esta tradición se perdió después de que en 2008 durante el pregón 300 vecinos dedicasen una sonora pitada a la entonces concejala del distrito, Elena Sánchez Gallar (PP), como protesta, casualmente, por la privatización de la Cabalgata.

A continuación, reproducimos el pregón leído en el escenario del auditorio Pilar García Peña del parque Pinar del Rey:

Vecinas y vecinos de Hortaleza, amigas y amigos que venís de otros barrios a las fiestas de nuestro distrito. Poder estar aquí esta noche pregonando las fiestas de Hortaleza es para nosotras una alegría inmensa. Nos sentimos muy halagadas por el honor y el reconocimiento que significa el estar aquí esta noche. Gracias a los que lo han hecho posible.

Hace casi diez años comenzó nuestra historia. La cabalgata de Hortaleza siempre fue una experiencia de trabajo vecinal y colectivo. Fue entonces cuando una concejala, cuyo nombre no vamos a recordar porque estamos de fiestas y no queremos que nadie nos las estropee, decidió que la cabalgata no era lo suficientemente excelente y bonita y había que privatizarla.

Extraña pretensión, poner el negocio por delante de la creatividad y la ilusión de la gente. ¿Os suena verdad? Así que decidió privatizar algo que funcionaba bien, algo que el barrio sentía como suyo,  y nos sacó de la organización. Desconocía, sin embargo, el favor que nos estaba haciendo.

No sabía la capacidad de organización y lucha que estaba despertando en distintos colectivos del distrito. Así que nos unimos, empezamos a trabajar y decidimos que no nos iba a robar lo que era nuestro sin pelearlo. Y así fue: protestamos, nos manifestamos, nos juntamos y, sobre todo nos organizamos para conseguir lo que deseábamos. Aquellos que gobiernan de espaldas a la sociedad no saben qué poder inmenso tiene la gente común  cuando se organiza. Y esa lucha, ese esfuerzo, nos hizo más fuertes.

Creamos un espacio fantástico donde todos cabían y donde siempre se decidía colectivamente qué paso iba a ser el siguiente. Así que un día pensamos que si la cabalgata era del barrio, pues que el barrio tuviera su cabalgata, hecha por sus vecinos y vecinas con toda la ilusión, muy por encima del interés de empresas  que solo buscaban en la misma publicidad para sus negocios. Y así fue, nos tiramos a la calle.

Montamos nuestras carrozas debajo de puentes, salimos con permiso de manifestación rodeados de antidisturbuios como merece la gente peligrosa que somos, ya que desde la Junta nos negaban los permisos. Unas veces salimos el 4 de enero porque no nos dejaron el 5; otras, ese día 5 hubo dos cabalgatas en el barrio, ¡hecho único en el “mundo mundial”! Una, la construida por marcas comerciales, y otra, construida con la fuerza del barrio.

Y, ¿sabéis qué? Un día llegaron los recortes, ese plan secreto que tenían los poderosos para hacer pagar a la gente humilde, sencilla y trabajadora una crisis en la que ellos no tenían ni arte ni parte. Y los recortes llevaron a que un día la Junta de Hortaleza dejara de preparar su cabalgata: la privatizada. Claro, si ya no hay negocio pues no hay cabalgata. Esta es su lógica.

Pero la nuestra demostró que con esfuerzo e imaginación, y sin costar un solo euro al erario público, pudimos seguir fieles a nuestra cita los 5 de enero. Y desde entonces, cada año, volvemos a llenar las calles del barrio con la ilusión de cientos, de miles de personas, en especial niños y niñas que merecían algo mejor que lo que algunos querían darle. Y ahí estamos.

¿Alguien duda hoy de cuál es la cabalgata de Hortaleza? Pues claro que no, la de toda la vida, la que preparamos asociaciones, colectivos, vecinos y vecinas de forma desinteresada, poniendo su alma en cada carroza, en cada disfraz, en los bailes, la música y los pasacalles. La cabalgata participativa de Hortaleza, va más allá de ser una comitiva para recibir a los Reyes Magos, es una experiencia de trabajo vecinal y colectivo que traspasa las fronteras de nuestro querido barrio para convertirse en una experiencia universal de lo que significa el poder de la gente que se organiza.

La concejala del Distrito, Yolanda Rodríguez, dando paso a los pregoneros y pregoneras de las Fiestas de Primavera 2017 / Foto Sandra Blanco

Hoy estamos aquí, en este escenario, solo una pequeña parte de las más de 500 personas que de una u otra manera colaboramos en la última cabalgata. Somos mucho más que una cabalgata. Aquí hay AMPAS que se afanan por defender la educación para todas y todos en el barrio, hay asociaciones vecinales que llevan años defendiendo los espacios, las viviendas, los parques, las calles que son de todas y todos. Hay entidades que desde hace más de tres décadas trabajan por hacer crecer la dignidad y los derechos de los colectivos más vulnerables que viven en nuestros barrios, trabajando por la justicia y  la igualdad.

Por eso somos mucho más que una cabalgata, y estamos convencidos de que seguiremos siendo la cabalgata del barrio, venga quien venga a gobernar esta ciudad. Somos una cabalgata por y para el barrio, porque hemos demostrado que muy por encima de los intereses de unos pocos están los de las vecinas de los barrios cuando se organizan, piensan y trabajan poniendo por delante lo que es bueno para la mayoría y no para los negocios. Hay una ciudad para las personas que está muy por encima de la ciudad para los mercados. Ahí nos encontrarán siempre.

Tenemos que terminar, que ya es hora de música y fiesta, como ya han adelantado los ritmos de Sambaleza. Es un honor preceder a Porretas, gran referente para muchos de nuestro barrio, pero no podemos olvidarnos esta noche fantástica de quienes en este tiempo nos dejaron. Personas que demostraron que la solidaridad alcanza a mover y transformar la realidad que vivimos, y aunque sean muchas las luchas, y cada vez más necesarias, es también mucho el ánimo que nos empuja.

Recordamos a  Paco Caño, que tantos años se entregó por mejorar la vida de mujeres y hombres de nuestros barrios, y tanto peleó por la cabalgata desde su asociación  y, como no, a  Borja Valcárcel, nuestro Borja, decisivo en el impulso de esta gran historia que somos, sin él nada hubiese sido igual, su ilusión en los primeros años sirvió para construir esa gran historia que apenas ha empezado. Siempre vivos en nuestro recuerdo y en el trabajo diario. Va por vosotros. Y por todas vosotras también. No nos queda más que desearos unas felices fiestas de Hortaleza y pediros….

¡Viva la cabalgata de Hortaleza!

¡Vivan los barrios que luchan!

¡Viva Hortaleza!