En septiembre, el Consejo de Ministros de la Unión Europea (UE) anunciaba su decisión de dar acogida a 120.000 solicitantes de asilo en el viejo continente (0,2% de la actual población de la UE) como medida de ayuda para frenar la indefensión de las numerosas familias refugiadas que huyen de Siria y otras zonas en conflicto.

De este total, 14.931 personas serán recibidas en España, el tercer país europeo por detrás solo de Alemania (31.443 refugiados) y Francia (24.031), si bien las ONG reclaman más ayuda por parte de los gobiernos, ya que cifran en casi cuatro millones los desplazados por los actuales conflictos bélicos de Oriente Medio. Sólo durante este año, habrían llegado a Italia y Grecia más de 470.000 personas en busca de refugio. ACNUR calcula que la media diaria de llegadas por mar a Europa es de 6.000 personas.

Desde que se supo que España, a pesar de las reticencias del Gobierno central, abriría finalmente las puertas a los refugiados, diferentes asociaciones y vecinos del distrito de Hortaleza han mostrado su interés en auxiliar a las familias que huyen del conflicto, mediante diferentes iniciativas (alimentos, ropa, dinero o alojamiento).

Sin embargo, y según diversas fuentes consultadas, hasta el momento las instituciones no han ofrecido a los voluntarios interesados una idea concreta de en qué consistirá la colaboración, así como las fechas concretas de acogida.

Indefinición

A pesar de la vaguedad de la administración central, la Junta Municipal de Hortaleza ha intentado aprovechar el tiempo y ha puesto a disposición una cuenta en Facebook para conocer la disponibilidad de los hortalinos y hortalinas en aliviar este drama humanitario.

“Los principales problemas a los que nos enfrentamos es la falta de precedentes, que nos obliga a improvisar el procedimiento de actuación, y la falta de canales de comunicación Ayuntamiento-ciudadanía”, lamenta una fuente de Junta.

Fruto de la iniciativa ideada en las redes sociales, son varios los vecinos y vecinas de Hortaleza que se han ofrecido a colaborar. Así, el joven matrimonio formado por Rebeca Gavilán e Iradier Rovira se ha mostrado a “cooperar en lo que podamos, ya que si estuviéramos en la misma situación que esta gente, nos gustaría que nos ayudaran”, comentan.

Alexandra Juanas y Javier Fernández es otra pareja de hortalinos que ha mostrado a la Junta su disposición a ayudar. Alexandra admite que decidieron actuar tras ver en la prensa la foto del pequeño Ayllán tirado en la playa: “Tenemos una niña pequeña y me impactó. Cualquiera de nosotros podríamos tener que pedir auxilio en otros países en el futuro”, añade la vecina.

Ambas parejas coinciden en la imprecisión desde el Ayuntamiento de las medidas a tomar. “Todavía no nos han aclarado cómo podemos colaborar o cuándo serán acogidos los refugiados”, lamenta uno de los voluntarios. En respuesta a las críticas, el Ayuntamiento gobernado por el equipo de Manuela Carmena (Ahora Madrid) estudia ofrecer 40 viviendas de la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) a los afectados, que se complementarán con viviendas en alquiler, y habilitará plazas en escuelas infantiles y una partida de 10 millones de euros para 2016 para tal efecto. Si bien todavía se desconoce el número exacto de refugiados que recibirá Madrid, la cifra podría oscilar entre 1.500 y 2.000 personas.

Respecto al interés de los hortalinos y hortalinas en este drama, Beatriz Góngora, de la asociación vecinal de Valdebebas, no tiene dudas. En septiembre promovieron en el barrio la recogida de artículos de primeros auxilios, ropa, pañales, latas de comida y juguetes para los refugiados. “La participación de todos ha sido increíble”, explica Beatriz.

Olvido administrativo

Fruto de esta preocupación social, la asociación El Olivar, que lleva más de 25 años ayudando a menores sin hogar y en riesgo de exclusión, organizaba el sábado 26 de septiembre un acto en el centro cultural Huerta de la Salud para debatir la situación actual de los refugiados, y en el que contó con la participación de tres especialistas: Nuría Díaz, experta en asilo y refugio de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR); Pedro Sáez, investigador y docente, e Ignacio Sola, empleado público del ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Nuria Díaz abría el encuentro recordando que el 86% de los refugiados del mundo “son acogidos en países empobrecidos, mientras la UE sigue enfrascada en debates interminables”. La analista recordó que unas 25.000 personas han perdido su vida al intentar cruzar el Mediterráneo en los últimos 15 años y resaltó la labor de la ciudadanía y las ONG, “que han hecho replantear al Gobierno su responsabilidad con el refugiado y dar un giro a su discurso”.

Por su parte, Pedro Sáez se mostraba totalmente convencido de que Europa contaba con “recursos suficientes para acoger a 120.000 refugiados y a muchos más”. Ignacio Sola, el otro ponente del encuentro organizado por El Olivar, argumentaba que el problema fundamental es que “no existe un política de asilo e integración a nivel nacional ni internacional”, comenta el experto, que se pregunta además si la Administración ha preparado adecuadamente los programas de acogida (psicológico, idiomas, educación, etc).

Al respecto, Josemi Aragón, uno de los impulsores de El Olivar, coincide en las dificultades que pone el Gobierno para la acogida: “La situación de asilo es terrible, las instituciones lo deniegan sistemáticamente”.

Experiencia en acogida

Esther, Rufo y Ángel, miembros de la Plataforma Apoyo Político al Pueblo Saharui, nos recuerdan que este tema no es nuevo y aluden al drama de los subsaharianos, que “llevan años atravesando clandestinamente las fronteras en condiciones deplorables, huyendo de la persecución política.Ahora solo se recuerda la situación de los refugiados cuando toca a Alemania o Francia, pero cuando afectaba solo a España o Italia parecía un mal menor”, denuncia Rufo.

“Nuestro miedo es que la situación de los refugiados sirios se quede en el olvido cuando desaparezca el interés de los medios, como ha ocurrido con los subsaharianos acampados en medio del desierto”, alerta Ángel, que ha abierto su casa en muchas ocasiones a refugiados procedentes de los campamentos de Tinduf.

 

(Visited 681 times, 1 visits today)