A mediados de los años 70, muchos vecinos del barrio de Portugalete, en Hortaleza, no tenían agua corriente ni alcantarillado. Ni siquiera calles asfaltadas. Pero tuvieron el privilegio de ver el Guernica antes que el resto de españoles. Y lo hicieron en plena dictadura, cuando el monumental lienzo de Picasso seguía ‘exiliado’ en Nueva York.

Lo recordaba este viernes Ángel Aragonés, uno de los pintores que en el verano de 1975 convirtieron las paredes caladas de Portugalete en un museo de arte al aire libre. Y le daba la razón una vecina del barrio, de nombre Manuela Carmena: «Yo la primera vez que vi el Guernica fue aquí, en Portugalete. Entonces vivía en Moratalaz, pero casualidades de la vida, un año después nos mudamos a este barrio».

La aparición de la alcaldesa de Madrid fue la gran sorpresa del acto que celebró los 40 años de los murales de Portugalete en el centro cultural Carril del Conde, donde también se inauguró una exposición que recuerda las obras que artistas del prestigio como Juan Genovés o Arcadi Blasco, que era vecino del barrio e impulsó esta iniciativa, pintaron para protestar contra el Plan Parcial de Ciudad Lineal, un demoledor proyecto urbanístico que pretendía construir una autopista en el barrio y sustituir las humildes casas unifamiliares por grandes bloques de viviendas.

Carmena llegó al acto pasando desapercibida, porque entró al salón de actos cuando se encontraba en penumbra. En ese momento se proyectaba un documental de 1976 con imágenes históricas de este barrio levantado a una orilla de Arturo Soria, donde muchas familias del éxodo rural encontraron su sitio en la capital construyendo sus viviendas con sus propias manos. Después, los asistentes que llenaron el auditorio del Carril del Conde pudieron ver un reportaje rescatado del archivo de Televisión Española dedicado a los murales, cuya repercusión traspasó fronteras y tuvo eco incluso en la prensa internacional.

«Siento llegar tarde, pero vengo del Ayuntamiento, de tener reuniones. Pero estoy encantada de estar aquí», dijo la alcaldesa cuando tomó la palabra en el acto, mezclada en las butacas con otros vecinos. «Estamos en Cibeles, pero somos los de Portugalete», añadió después lanzando un guiño a su barrio de residencia.

Aniversario Portugalete José MaríaJosé María Julián, antiguo presidente de la asociación de Portugalete, durante su intervención / Foto Sandra Blanco

«Manuela tenía el carné número 81 de la asociación de vecinos», desveló antes Santiago Martínez, uno de los jóvenes que hace 40 años ayudó a pintar los murales y presentador del acto, decorado con el enorme mural de Arcadi Blasco que varias personas volvieron a pintar sobre tela la pasada semana.

José María Julián, presidente de la histórica y desaparecida asociación de Portugalete, también habló para reivindicar los orígenes, en plena dictadura, del movimiento vecinal que se organizó con la intención de mejorar un barrio entonces abandonado. «Hemos tenido barro en la puerta de casa hasta hace 20 años», recordó el veterano líder vecinal.

El micrófono pasaría además por las manos de vecinos y protagonistas de aquellas pintadas artísticas y efímeras, que desaparecieron pronto pero dejaron huella en la memoria colectiva del barrio. Hubo testimonios emocionantes, y alguno improvisado: a regañadientes, también habló la nueva concejala de Hortaleza, Yolanda Rodríguez: «Esto es lo que peor llevo, con lo que me gusta estar en el anonimato».

Poco antes de finalizar el acto, la alcaldesa aprovechó para marcharse como vino: sin llamar la atención. Aunque hizo una parada en el stand de la exposición para comprar unos imanes con las imágenes de los murales.

Aniversario Portugalete Manuela 2Foto Sandra Blanco

(Visited 1.107 times, 1 visits today)