Hace dos años, y más concretamente en el mes de septiembre de 2020, un grupo de mujeres, con Blanca H. a la cabeza, dieron vida a la escuela Marakanai, cuyos ensayos se realizan en el local Hangar 19, a medio kilómetro del metro de Pinar del Rey, en la calle de Servator, número 19.

Este grupo musical, pese a que lleva poco tiempo de existencia, ha tenido que eludir una gran cantidad de dificultades, sobre todo, en la época en la que la COVID-19 provocaba más estragos en la sociedad española; pero, gracias al coraje de sus integrantes se ha logrado sacar adelante este proyecto musical que, aparte de centrarse en el estudio de ritmos afrobrasileños, por medio de un bloco feminista, pretende desarrollar habilidades musicales, el empoderamiento, la sororidad, la toma de decisiones con perspectiva de género y la apreciación cultural de estos géneros a través de la música.

“La batucada ecofeminista es una herramienta diplomática que aúna el arte y la expresión musical y que sirve de apoyo para dar visibilidad y voz en múltiples eventos sociales y culturales”, asegura Blanca, violinista, profesora de música y fundadora de la escuela Marakanai. “Hemos dado apoyo a múltiples voces que recurrían a nosotras como la sanidad y educación pública, por una ley de residencias, grupos minoritarios contra la exclusión social, protección del menor, asociaciones de vecinos y vecinas, entre otras manifestaciones”, añade.

“Hemos dado apoyo a múltiples voces que recurrían a nosotras como la sanidad y educación pública, entre otras manifestaciones”

INFLUENCIAS Y GÉNERO MUSICAL

La escuela basa sus enseñanzas en una apreciación cultural disfrutando y respetando la cultura de origen afrobrasileña, blocos indios de los años setenta, sus raíces cubanas y el reggae jamaicano. Con el mismo modelo respetuoso que lo hacen las escuelas de flamenco de Japón, pero en España a nivel cultural. A nivel social, las batucadas en Brasil tienen un profundo trabajo desarrollado por la igualdad de los derechos de los afrodescendientes. Siguiendo el modelo de blocos negros en su lucha contra el racismo, “nosotras lo aplicamos en este bloco de mujeres contra el machismo, racismo y homofobia en todas sus formas”, nos cuenta su directora.

Inspiradas en las creaciones del maestro Neguinho do Samba, Marakanai se centra en el estudio de grandes grupos como Olodum, Timbalada, Muzena, Ilê Aiyê, Didà Banda Femenina y las enormes aportaciones de maestros como Memeu, Carlinhos Brown, Adriana Portela o Alan Sousa.

“No resulta nada fácil crear una estructura didáctica que explique el porqué de cada toque dentro del caos y orden en cada batucada, su historia, sus raíces, sus influencias” explica Blanca, que, aparte de música profesional, ha sido profesora y traductora de portugués muchos años, lo que, unido a la comunicación de las redes sociales, genera un cóctel que hace de Marakanai una escuela de calidad.

Marakanai

Integrantes de la batucada Marakanai durante las fiestas del Orgullo 2022. GASTÓN BIFULCO

PRESENTE Y FUTURO

La escuela, a día de hoy, está conformada por alrededor de 30 mujeres de Hortaleza, Prosperidad y Canillejas. El variopinto e intergeneracional grupo está conformado por camareras, comerciantes, médicas, teleoperadoras, abogadas, profesoras y maestras, enfermeras, trabajadoras sociales, administrativas, entre otros oficios donde, como afirma su fundadora, “la música está por encima de todo”.

Paulatinamente, la escuela de batucada Marakanai está ganando popularidad dentro de la capital española. Gracias a la constancia de sus integrantes, quienes acuden todas las semanas sin falta a ensayar al local de la calle de Servator, el grupo ha estado presente, entre otros lugares, en la pasada Cabalgata Participativa de Hortaleza, celebrada a principios de enero de 2022, en las fiestas del Espacio de Igualdad Carme Chacón, en la manifestación del 8M en Madrid y en las fiestas de carnaval del distrito de Puente de Vallecas.

Aunque lograr determinados objetivos sociales y musicales se hace dificultoso para la escuela, observan el porvenir con cierto optimismo. “En el futuro nos vemos como una escuela el triple de grande y con ganas de apoyar proyectos sociales”, concluye Blanca.

Marakanai

Batucada Marakanai por las calles de Toledo. ROSA HEREJE