El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha anunciado que el miércoles cerrará la morgue temporal habilitada en la pista de patinaje del Palacio de Hielo. Esta decisión se produce casi un mes después de que la administración madrileña habilitase el centro comercial del barrio de Canillas como depósito provisional de cadáveres ante la saturación de las instalaciones funerarias de la ciudad por la mortalidad de la pandemia del coronavirus.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha anunciado este domingo el cierre, que considera una “muy buena noticia”, durante una rueda de prensa telemática. La presidencia regional ha justificado la clausura de esta instalación temporal por el descenso en el número de fallecimientos por coronavirus en Madrid.

La conversión de la pista de hielo del centro comercial en una morgue se produjo el pasado 23 de marzo, una semana después de la entrada en vigor de las medidas del Estado de Alarma, cuando el coronavirus había provocado 1.243 muertes en la Comunidad de Madrid. Aquel mismo día, el alcalde José Luis Martínez-Almeida anunciaba que la funeraria municipal dejaría de prestar servicio en casos de personas fallecidas por coronavirus por falta de material.

Desde el 23 de marzo, la pista de patinaje, con 1.200 metros cuadrados de superficie y custodiada por la Unidad Militar de Emergencias (UME), ha acogido a 1.145 fallecidos. La idea de transformar el Palacio de Hielo en un depósito de cadáveres surgió del concejal presidente de Hortaleza, Alberto Serrano, de Ciudadanos.

Esta semana, el Gobierno de la Comunidad de Madrid ya había anunciado el cierre de la morgue provisional acondicionada en la pista de hielo de la localidad de Majadahonda, aunque mantendrá este servicio en el edificio levantado en Valdebebas, dentro del malogrado proyecto de la Ciudad de la Justicia, para el Instituto de Medicina Legal, que permanecía sin uso desde su construcción.

El Palacio de Hielo está construido sobre un terreno municipal, y es propiedad del Ayuntamiento, aunque lo explota comercialmente la empresa Equidosa mediante una concesión de 50 años desde su apertura en 2003. Desde el decreto del Estado de Alarma, la inmensa mayoría de los establecimientos del centro comercial están clausurados, y únicamente han seguido abiertos al público su supermercado y una farmacia.

(Visited 1.740 times, 1 visits today)