Hay que remontarse hasta el año 2012 para encontrar el origen de esta batalla judicial, cuando un particular presentó una demanda contra El Cortés Inglés ubicado en Campo de las Naciones y llegó a un acuerdo privado con los grandes almacenes, después de que la Comunidad de Madrid modificara el Plan General de Ordenación Urbanística de Madrid de 1997 que regulaba esos terrenos.

Dicho acuerdo fue declarado nulo en 2013 por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), el cual ordenó la demolición parcial del edificio, seis años antes de que lo hiciera el Tribunal Supremo.

Ahora ha sido el TSJM el que ha rechazado un recurso de apelación en el que El Cortés Inglés alegaba que este derribo parcial afectaría “de forma directa e irremediable” a sus empleados y al de otras empresas “con contratos de uso o arrendamiento”.

NUEVO RECURSO DE EL CORTE INGLÉS

Según elEconomista.es, el centro comercial de Campo de las Naciones es uno de los más rentables de España para la compañía. De ahí que El Corte Inglés lleve años tratando de que no se aplique la sentencia de 2019, remodelando sus instalaciones y recordando que el Gobierno regional permitió incrementar la edificabilidad de tres de sus centros por la cesión dos parcelas en otros dos distritos.

El Corte Inglés ha presentado un nuevo recurso de casación, aunque el juez lo ha condenado a pagar las costas

En este momento, y ante el rechazo de este primer recurso por parte del TSJM, El Corte Inglés ha presentado un recurso de casación, aunque el juez ha condenado a la compañía a pagar las costas. Para que se cumpla la sentencia del alto tribunal, la empresa debería cerrar las puertas del centro durante las obras de demolición y adecuación de los terrenos liberados para su uso comunitario.

CERRADOS POR DERRIBO

El rechazo del TSJM al recurso sobre la edificabilidad del centro comercial del barrio de la Piovera ha llegado después del anuncio de la demolición de El Corte Inglés de Méndez Álvaro para construir dos torres de oficinas. En su caso, y según una sentencia del Tribunal Supremo, se superó en 7.500 metros cuadrados lo permitido por la Comunidad de Madrid.

Por su parte, 6.500 metros cuadrados de más tendría el edificio de la calle Serrano, en el que la compañía invirtió 22 millones de euros hace años. Dichas instalaciones dejaron de estar alquiladas por el grupo empresarial este verano.

Otras tiendas de la compañía que han sido clausuradas recientemente son las de La Vaguada en el barrio del Pilar y la de Parquesur en Leganés. Igualmente, están pendientes de cierre o reconversión centros y tiendas de Valladolid, Córdoba o Sevilla.

(Visited 1.511 times, 1 visits today)