Tener un centro de salud cerca de casa era, hasta hace no mucho tiempo, el sueño de todo un barrio. Los más mayores de Canillas recuerdan tiempos en los que había que hacer una excursión atravesando los límites del distrito para ir al médico. La distancia con la consulta se fue acortando: primero en la calle Vicente Muzas, después en un local de la calle Andorra, hasta que el 20 de diciembre de 1993, hace 25 años, Canillas estrenaba, al fin, un moderno ambulatorio en la calle Benita de Ávila.

Construido por el Instituto Nacional de la Salud (INSALUD) y tras una inversión de 200 millones de las antiguas pesetas, el centro de salud Benita de Ávila abrió sus puertas para atender a 45.000 vecinos y vecinas del distrito. Cuarto de siglo después, y tras la creación de los centros de salud de Emigrantes y Silvano, el centro atiende actualmente a 25.000 personas. «Somos un servicio público de los usuarios y para los usuarios», explica el médico de familia Ernesto Fonseca. «Por eso hemos pensado celebrar estos 25 años con ellos», apostilla.

Muchos de los profesionales del centro de salud Benita de Ávila residen en el barrio, y eso se nota en la implicación fuera de la consulta. Durante los gobiernos de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid, cuando se pusieron en marcha políticas privatizadoras de la sanidad pública, la plantilla al completo del Benita de Ávila se movilizó para informar al vecindario: en 2013 lograron reunir a más de medio millar de personas en el colegio Esperanza en un multitudinario acto que agitó la ‘marea blanca’ en Hortaleza.

«Aquello fue un exitazo», recuerda Ernesto Fonseca. «Contamos con la colaboración inestimable del vecindario, de la gente del 15M y de asociaciones, y en el centro de salud se movilizó todo el mundo. Querían privatizar los servicios de sanidad de forma sibilina, y queríamos que se enterase la gente».

La fiesta del 25 aniversario del Benita de Ávila, que se celebra este viernes 14 de diciembre en el centro de salud durante toda la jornada, también tiene ese propósito de comunicarse con el vecindario. Desde las 9.30 horas, tras la inauguración, se sucederán charlas sobre vacunas en jóvenes, la soledad de mayores, diabetes o menopausia, que serán impartidas por los especialistas del ambulatorio.

Aunque también habrá tiempo para la celebración y el encuentro. Por la tarde, a las 18.30 horas, actuará el Mago Elmer para grandes y pequeños, a los que también amenizará uno de los vecinos más populares de Canillas, el abuelito Valentín, con sus cuentos. Y a las 19.30 horas, la banda de música de la Escuela Federico Chueca atravesará la calle que les separa del centro de salud para poner el broche a una fiesta en la que se brindará con mucha salud.

 

(Visited 527 times, 1 visits today)