A mediados del mes de junio del verano de 2020, Sofía Miranda Esteban (Ciudadanos), concejala delegada del Área de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, promulgó un decreto estableciendo los nuevos procedimientos que van a seguirse en las actividades dirigidas durante la temporada 2020/2021 en los centros deportivos municipales de la ciudad, entre ellos, los polideportivos Hortaleza y Luis Aragonés.

Hasta el curso anterior todas las actividades eran cerradas. Cualquier persona hacía su inscripción en una actividad deportiva concreta, pagaba su matrícula el mes de septiembre, luego sus correspondientes mensualidades y recibía sus clases hasta el mes de junio siguiente en el que finalizaba el curso. Si algún alumno o alumna se daba de baja durante el curso, a finales de ese mes se abría el plazo para que otra persona supliera a la ausente.

Sin embargo, en el nuevo decreto se establecen cuatro tipos de procedimientos distintos, según la programación que se desarrolle. Los dos primeros hacen referencia a la programación deportiva cerrada y solo varían entre sí en función de si el aforo del lugar donde se realiza se encuentra o no afectado por las medidas sanitarias en la lucha contra la COVID-19.

Las clases cerradas continúan en los grupos de aprendizaje, para mayores, para personas con discapacidad, programa ejercicio físico y salud, y psicomotricidad

El tercer tipo estaría referido a las actividades de la programación deportiva en colaboración con otras entidades deportivas, y el cuarto a las actividades dirigidas programadas con asistencia abierta.

Obviando el punto tercero, por no tener relación entre las actividades dirigidas con asistencia cerrada o abierta, los grupos a los que enfocan las clases cerradas son actividades deportivas estructuradas en nivel de aprendizaje, actividades específicas para mayores, actividades específicas para personas con discapacidad, actividades del programa ejercicio físico y salud y, finalmente, actividades de psicomotricidad.

CLASES ABIERTAS, PREVIA RESERVA TRES DÍAS ANTES

Con la novedad este curso de las clases abiertas, quedan incluidas el resto de actividades no relacionadas en las clases cerradas. Según el decreto citado, podrán acceder a estas clases todas las personas que cumplan los requisitos de edad y técnicos establecidos para el acceso a estas actividades deportivas.

La forma de acceso sería mediante reserva de día y hora a través de la aplicación Madrid Móvil, a través de la web madrid.es o presencialmente en la taquilla de los centros deportivos municipales. El precio será el de la tarifa “entrada a piscina cubierta, musculación, sauna o actividad dirigida” o mediante el canje de una sesión de un bono multiusos.

Hasta aquí el decreto para todos los polideportivos municipales, pero luego están las indicaciones específicas que desde las Juntas Municipales se imparten a las instalaciones de su distrito.

Las clases abiertas se imponen en acondicionamiento de nadadores, 'fitness' acuático, 'aquagim', pilates, GAP, 'fitness' o aeróbic

En concreto, para Hortaleza y Luis Aragonés, las actividades de modalidad cerrada serían las que imparten clases de nivel, como natación, pádel o tenis; mientras que las de modalidad abierta son acondicionamiento de nadadores, fitness, fitness acuático, aquagim, pilates, GAP o aeróbic, todas estas dirigidas a población joven o adulta.

Entre los responsables de los polideportivos admiten «discrepancias» entre el alumnado, aunque aseguran que la intención con esta nueva modalidad no es otra que «generar mejores posibilidades de gestión y conseguir una renovación digital».

USUARIOS RECLAMAN LA VUELTA A LAS CLASES CERRADAS

Por su parte, algunos usuarios de los centros deportivos municipales han presentado desde noviembre de 2020 numerosas reclamaciones, sin respuesta hasta la fecha, pues consideran inviable esta modalidad de clases abiertas argumentando que al realizar las reservas desde tres días antes de la fecha solicitada «nunca sabes si vas a disponer de plaza», comenta una usuaria del polideportivo Hortaleza, ya que va en función de la oferta de plazas y la demanda de solicitudes.

Por tanto, su solicitud es la continuidad de las clases cerradas como sucedía en cursos anteriores. Habrá que esperar al mes de junio para comprobar si las reclamaciones de los usuarios han caído en saco roto o si se termina modificando la normativa actual.

(Visited 526 times, 2 visits today)