Si por algo se caracteriza el distrito es por su fuerte tejido asociativo y a este se suma la asociación de vecinos de la Avenida de Machupichu. Completamente apolítica, se fundó en noviembre de 2021 motivada por la noticia de destinar la parcela de Machupichu, número 44, para el proyecto de la pirámide de Nacho Cano que finalmente no vio la luz. Una zona de actuación muy acotada que no había necesitado representación vecinal, pero que desde entonces sigue luchando por sus intereses. Sin embargo, hasta abril de este año, no les han concedido licencia para operar como asociación por extensas dificultades burocráticas.

Su finalidad es preservar los espacios públicos de actividades que puedan ser incompatibles con la calidad de vida esperable en su área de residencia. El uso que pueda tener la parcela sigue siendo uno de sus intereses, de hecho, están haciendo una encuesta para conocer los gustos del vecindario (siendo la propuesta más votada una biblioteca), pero también otro tema principal son los ruidos de conciertos y espectáculos del Ifema. “Un recinto no pensado para ser una sala de conciertos que utiliza la legislación a su favor”, según comenta su presidente Andrés, por lo que en su página web indican cómo denunciar dicho problema. Otro de sus cometidos es preservar el buen estado del barrio, proteger el medioambiente y las infraestructuras, así como establecer medidas de movilidad que garanticen la comodidad vial.

Según una encuesta, al vecindario le gustaría que hubiese una biblioteca en la parcela de la avenida de Machupichu

A pesar de ser una asociación pequeña por ser una zona de entre 1.000 y 1.500 personas, ya cuentan con un 10% de asociados. Se reúnen los lunes a las 19.00 horas en la calle José Ignacio Ávila número 10, para poner en común ideas y abordar los temas que más les preocupen. Aunque este local no es fijo, ya que los presidentes de las comunidades de vecinos van cediendo sitios en función de las necesidades, es donde se encuentran la mayor parte de las veces. Para ser asociado solo se requiere ser activo y participar en los actos o protestas que se realicen. “Es un barrio que, al no contar nunca con asociaciones, tienes que incitar a que cada una de las personas entienda lo bueno que es”, apunta Andrés.

Han llevado a cabo otras acciones como la recogida de un total de 500 kilos de ropa y alimentos para los damnificados de los terremotos de Turquía y Siria del pasado mes de febrero. “Nos sorprendió la buena aceptación que tuvo. Ese es uno de los motivos por los que tener una asociación en la zona”, afirma el presidente. Para asociarse o contactar: asociacion@avmachupichu.es

(Visited 543 times, 1 visits today)