Una docena de representantes de entidades y grupos políticos del distrito asistieron el 26 de septiembre al evento organizado por la asociación vecinal Canillas para dar a conocer el trabajo que están haciendo con su Banco de Alimentos, que nació en diciembre del 2015 y ya asiste a un total de 150 vecinos semanalmente.

El buen trabajo realizado con este proyecto le ha valido a la asociación vecinal Canillas para ser, junto con otra de San Blas-Canillejas, una de las dos asociaciones de toda la ciudad que tienen el reconocimiento de entidades beneficiarias del Banco de Alimentos de Madrid. Con estas aportaciones, más operaciones kilo en los supermercados, donaciones voluntarias y la participación de otras entidades −como la Agrupación Deportiva Esperanza en su Torneo Chupetín de Fútbol−, se abastece el almacén del banco de alimentos.


Javier Vicente, coordinador del Banco de Alimentos, junto a Estrella Martínez, presidenta de la asociación; Rosa Jaén, vicepresidenta, y Carmen Lamas y Rosa María Cruz, asociadas y gestoras del banco / Foto Ángel Sánchez.

PROYECTO EN PELIGRO

Pero esta labor podría terminarse debido a la precaria situación por la que pasa la asociación, que, con de 2 años de vida, no puede costear los gastos de alquiler acordados en el contrato con el IVIMA, ya que sus beneficios se obtienen de la cuota de 5 euros que paga cada socio y del alquiler del local para fiestas de cumpleaños.

En el 2016, los beneficios por su caseta en las Fiestas de Hortaleza mantuvieron a flote a la asociación, pero este año no han podido gestionar ninguna por no conseguir tantos puntos como otras entidades. Además, en las Subvenciones para el Fomento del Asociacionismo, de los 7.787 euros solicitados −4.000 euros para el alquiler y el resto para adquirir equipamiento para el Banco de Alimentos−, solo han obtenido 675 euros para el proyecto. Según indican desde la Junta de distrito, el motivo de que se concediese menos importe fue que “la entidad solicitó una subvención para la adquisición de equipamiento (frigoríficos), lo que no estaba recogido en la convocatoria del distrito, incluyéndolo en la solicitud de alquileres y mantenimiento de sedes”.

13 OVEJAS NEGRAS

A pesar de esta incertidumbre sobre su futuro, el trabajo de la asociación no cesa. La última campaña de recogida de alimentos se ha realizado el sábado 30 de septiembre en la tienda de tatuajes y piercings 13 Ovejas Negras, que ha abierto sus puertas hace tres meses en avenida de San Luis, 14 posterior. “Queríamos hacer algo bueno por los vecinos al mismo tiempo que dábamos a conocer nuestra llegada al barrio”, nos dicen Eli y Sergio, los propietarios del negocio. Por ello, sacaron esta oferta: un 50% de descuento en tatuajes pequeños para quienes llevasen productos para el banco de alimentos.

Resultado: tres tatuadores trabajando sin parar durante doce horas, más de 50 tatuajes realizados, docenas de kilos de comida recogidos y la entrada de la tienda llena de clientes. Un éxito que tanto Eli como Sergio quieren repetir muy pronto, pero, esta vez, con una recogida de juguetes. Habrá que estar atentos a su página de Facebook para poder participar en sus siguientes acciones solidarias y regalarnos alguno de sus diseños.

Un 50% de descuento en tatuajes pequeños para quienes llevasen productos para el banco de alimentos fue un pequeño incentivo con el que se consiguieron docenas de kilos de comida / Foto Sandra Blanco

(Visited 850 times, 1 visits today)