El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha anunciado este lunes que el Ayuntamiento ha iniciado los trámites para dedicar la glorieta situada frente a la embajada de Ucrania en Madrid (en el distrito de Hortaleza) al presidente ucraniano Volodímir Zelesky “en homenaje a su heroicidad y ejemplo”, según ha escrito el regidor del Partido Popular en su cuenta personal de Twitter.

Sin embargo, la rotonda indicada por el alcalde ya tiene nombre, y también corresponde a una personalidad ucraniana. En 2018, el Ayuntamiento gobernado por Ahora Madrid acordó con la embajada de Ucrania bautizar esta glorieta en recuerdo de la escritora ucraniana Lesya Ukrainka (1871-1913), reconocida como una de las mujeres más importantes de las letras del país eslavo, donde destacó en distintos géneros y tuvo relevancia además como autora de música folclórica. La Junta Municipal de Hortaleza respaldó la propuesta con unanimidad de todos los grupos, incluidos PP y Ciudadanos, que ahora forman el gobierno de coalición del Ayuntamiento.

El alcalde ha concretado después, también a través de Twitter, que la glorieta escogida no será finalmente la situada frente a la embajada de Ucrania, sino la siguiente, 400 metros más al sur, en el cruce de las calles Ronda de Sobradiel, Ronda Abubilla y Avenida de Champagnat, en la exclusiva urbanización Conde de Orgaz. Almeida ha publicado este mensaje aclaratorio cuando se multiplicaban las respuestas de usuarios de la red social que recordaban la denominación oficial de Plazuela Lesya Ukrainka a la glorieta que el regidor pretendía dedicar a Zelensky.

El anuncio de Almeida se ha producido mientras se constituía la comisión de investigación sobre el presunto espionaje desde el Ayuntamiento a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso (PP), y también ha sorprendido por el hecho de que Volodimir Zelensky está vivo. El Ayuntamiento de Madrid reserva a los difuntos el privilegio de tener una calle en la ciudad, y no se trata de una regla no escrita. Lo establece la ordenanza reguladora de la denominación y rotulación de vías y espacios urbanos, aprobada en 2013 durante la alcaldía de Ana Botella (PP), en la que se indica que “no podrán utilizarse nombres de personas vivas, salvo que de manera excepcional así se considere por su extraordinaria relevancia” para denominar calles en la capital.

El homenaje en vida al presidente ucraniano que prepara el Ayuntamiento de Madrid se trataría de uno de esos casos de “extraordinaria relevancia” inéditos en las últimas décadas: ni siquiera los reyes Juan Carlos y Felipe VI tienen una calle o vía con su nombre en Madrid. Tampoco ninguno de los presidentes del Gobierno de España que siguen vivos. La Junta Municipal de Hortaleza desconocía el homenaje de Almeida al presidente de Ucrania, según indican fuentes municipales a este periódico.

(Visited 460 times, 1 visits today)