En el barrio de la UVA, hace años, las flores brotaban de los balcones, y la gente mayor recuerda con añoranza cómo se celebraban concursos de terrazas, («siempre ganaba la manzana 42”, apunta María, vecina del barrio desde los inicios). Era un lugar con las calles llenas de niñas y niños, con familias con muchas ganas de empezar a convivir.

La UVA fue protagonista del nacimiento del movimiento asociativo que comenzó a mediados de los 70 con la aparición de las primeras asociaciones, unas vecinales (La Unión desde 1974) y otras juveniles, como AMEJHOR (Asociación de Menores y Jóvenes de Hortaleza) que nace en 1978. Ambas se suman entonces a la labor social que venia haciendo la Parroquia de San Martín de Porres, que acogió las primeras reuniones clandestinas de este movimiento y los primeros pisos de acogida para personas drogodependientes.

En estos años, uno de los principales problemas es el consumo y tráfico de drogas. “Muchos jóvenes estaban inmersos en esta problemática y empezaban a surgir los primeros grupos de apoyo a las madres del barrio” tal como nos cuenta Paloma, educadora social de AMEJHOR. Una época donde las redes sociales empiezan a extenderse, ya que “es un barrio donde se cuida a la gente, se apoyan y se cuidan entre ellas y ellos”, apunta Paloma.

Ya en los años 80 surgen en el barrio otras asociaciones como la Asociación Vecinal de la UVA, que desempeña desde entonces toda la labor vecinal en el barrio, así como la asociación deportiva La Torre y Fray Escoba. Un momento donde “la población se enfrenta a situaciones laborales precarias, hábitos de vida poco saludables: consumo de drogas, poca motivación por el deporte o por los estudios”, relata Cristina, actualmente profesora y antigua educadora de la asociación Fray Escoba. Sin embargo, “muchas familias ya podían ver cómo sus hijos e hijas accedían a la universidad”, como añade Blanca, pedagoga y portavoz de La Torre.

ScannedImage-14

RECORRIDO POR LAS ASOCIACIONES

Las asociaciones comenzaron a trabajar con jóvenes en exclusión a través del asesoramiento jurídico, un piso de reinserción, visitas a las cárceles y el apoyo al grupo de madres contra la droga (AMEJHOR), el apoyo al estudio, alternativas de ocio saludable con adolescentes y trabajo con familias (Fray Escoba) o fomentando la integración a través del baloncesto (La Torre). “Cuando construyeron el campo de baloncesto, en vez de poner las canastas en su sitio, las colocaron a lo ancho, por lo que no servían para jugar”, recuerda Blanca.

Con el paso de los años este trabajo se complementa con el realizado en los centros escolares (La Torre), grupos infantiles y de adolescentes, centrándose en el tiempo libre, ocio y apoyo escolar (AMEJHOR y Fray Escoba).

Actualmente se continúa trabajando en los centros escolares (La Torre) y se ha incorporado la asociación Alacrán 1997, cuya labor en la UVA se centra en “el fomento del deporte a través del fútbol, trabajo con familias y apoyo al estudio”, explican Alba y Javier, miembros de esta asociación.

Las asociaciones coinciden en la importancia del trabajo comunitario realizado en las fiestas del barrio y por supuesto la Cabalgata participativa de Hortaleza, la de toda la vida, donde la mayoría de las asociaciones vienen colaborando desde hace más de veinte años. Una imagen que nos recuerda Cristina es “el día que el programa Caiga Quien Caiga entrevistó a las niñas y niños de la UVA sobre la privatización de la Cabalgata, haciéndoles sentir protagonistas”.

UVA camellos

EL FUTURO DEL BARRIO

Una de las mayores preocupaciones actuales del barrio, en opinión de las asociaciones, es la vivienda, sobre todo los realojos pendientes y los posibles desahucios, así como el paro y la bajada de sueldos que incrementan la exclusión social. Al mismo tiempo, valoran que la UVA ha evolucionado haciendo grandes cambios. “Lo mejor es la gente que lo forma”, proclaman.

A pesar de su transformación, las asociaciones ven el barrio en el futuro como “un lugar sin prejuicios, donde se pueda jugar, disfrutar de la calle y convivir”, según Paloma, ya que las personas que viven aquí “son luchadoras y tienen un alto potencial”, añade Blanca de La Torre, que construyen “un barrio que tenga un nombre que no produzca rechazo, sino orgullo”, proclama Cristina de Fray Escoba.

UVA gaviota

(Visited 825 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada