La profesionalización del fútbol sala femenino en España tuvo lugar en 1994 cuando se crea la Primera División por el Comité Nacional de Fútbol Sala de la Federación Nacional de Fútbol. Las competiciones a nivel profesional tienen un recorrido muy corto –la Copa Ibérica nace en 1998 y el Campeonato de Europa, en 2016–, lo que tiene como consecuencia la anecdótica visibilidad de las figuras femeninas de este deporte en el imaginario colectivo.

Sin embargo, en Hortaleza tenemos a una de las precursoras del fútbol sala femenino en España y, en concreto, en la Comunidad de Madrid. Ella es Mónica Werner Rodil, nacida en 1981 en Madrid y residente del barrio de Parque de Santa María. Desde muy pequeña, ya tenía una pelota de fútbol entre los pies, su familia le inculcó este deporte casi cuando era un bebé, sobre todo su hermano Juan Ignacio, figura importante para el fútbol sala masculino: 11 veces internacional, una Copa de Europa y una Copa de España a sus espaldas.

Para Mónica, el fútbol sala lo ha significado todo a lo largo de su vida. “El deporte en equipo te brinda unos valores que en ningún otro entorno los puedes encontrar”.

PRIMERA DIVISIÓN

Cuando tenía 12 años, entró en su primer equipo de fútbol sala en una liga femenina del Ayuntamiento. A los 14 años, mientras jugaba en el Aldebarán, Mónica Werner debutó con la Selección Madrileña de Fútbol Sala, donde estuvo convocada hasta los 21 años. En esa época, el fútbol sala femenino estaba muy poco consolidado en España y ni siquiera había campeonatos oficiales a nivel nacional. Aun así, Mónica confiesa que era un orgullo y una alegría inmensa para ella haber sido elegida “entre las mejores” de Madrid. “Por suerte, ahora ya sí que hay Campeonatos de España a todos los niveles, ha ido evolucionando”.

En 2005 y tras superar una lesión de rodilla que mantuvo a la jugadora hortalina apartada de la pista varios años, dio el salto a la competición de alto nivel y fichó por el Majadahonda. Jugar en Primera División supuso para Mónica una experiencia totalmente nueva, ya que el fútbol era sobre todo una forma de divertirse y nunca soñó con convertirse en “profesional”. Término que pone entre comillas, pues afirma que son anecdóticos los equipos de Primera División donde sus jugadoras reciban una retribución salarial suficiente como para poder vivir de ello, lo que impide que puedan dedicarse plenamente a su carrera futbolística.

A los 14 años, Mónica Werner debutó con la Selección Madrileña de Fútbol Sala, donde estuvo convocada hasta los 21 años

A partir de entonces, Mónica Werner pasó por numerosos equipos madrileños de diferentes categorías. Todos le permitieron crecer futbolísticamente, aunque guarda un recuerdo especial del Unión Tres Cantos y el Manila Estrella. Tras recuperarse de su primera lesión y volver a la pista, un segundo parón de seis años debido a un accidente de tráfico hizo una vez más peligrar su continuidad en la competición.

Finalmente en 2019, Mónica volvió a fichar por un equipo de Primera División, el CD Leganés FS y de ahí pasa al VP Soto del Real, donde acabó la temporada como una de las máximas goleadores de su grupo. Entonces, llegó la pandemia de la COVID-19, y el Soto del Real fue para Mónica el último equipo en el que ha jugado a nivel de competición.

UN SUEÑO CUMPLIDO

En la actualidad, Mónica Werner juega en el equipo sénior masculino de Barajas Atlanta-El Aperitivo, convirtiéndose en la primera mujer aceptada en un equipo masculino de una liga sénior de la Comunidad de Madrid. Un acontecimiento singular, pues existen contados casos semejantes, y ninguno de fútbol sala.

En este caso, después de presentar una solicitud a la Junta Municipal de Barajas para pedir la admisión de Mónica en el histórico equipo de fútbol sala sénior masculino Atlanta-El Aperitivo, se llevó a cabo un proceso de investigación de sucesos similares para saber cuáles habían sido los requisitos para tomar la decisión.

“Fue una alegría inmensa, no solo por el hecho de ser la primera mujer, sino por poder jugar con mis amigos de toda la vida en una competición”

Finalmente, después de un mes, la Junta Municipal dio su aprobación al ingreso de Mónica como una jugadora más del equipo masculino, que inmediatamente pasó a ser mixto. “Fue una alegría inmensa, no solo por el hecho de ser la primera mujer, sino por poder jugar con mis amigos de toda la vida en una competición y no solo en pachangas o partidos amistosos”. Una noticia que también fue una grandísima sorpresa, ya que fueron sus compañeros de equipo los que presentaron la solicitud sin que ella lo supiera.

Es un paso modesto, pero igualmente importante, para el fútbol sala de la Comunidad de Madrid y también a nivel nacional, ya que sienta un precedente para que otras mujeres que lo deseen puedan unirse a equipos masculinos tanto en el fútbol sala como en otros deportes.

EL ATLANTA FS

El Atlanta-El Aperitivo es la prolongación de un equipo histórico, el primer equipo de fútbol sala del distrito de Hortaleza, que surgió en 1989 originalmente como el Atlanta FS. Tuvieron un gran éxito en el campeonato de Liga de la Federación Madrileña de Fútbol Sala y, en 1995, consiguió el ascenso a Primera División Nacional B.

Varios de los entonces jugadores profesionales siguen en la liga sénior con el Atlanta-El Aperitivo, disfrutando de su pasión 27 años después, ahora también junto a Mónica Werner, quien afirma que ha recibido una acogida muy buena tanto por parte de sus compañeros de equipo como por parte de los equipos rivales. “Al principio estaba muy nerviosa porque no sabía lo que iba a encontrar, juegas con gente que puede pesar 20 kilos más que tú”.

Pero Mónica está segura de que, para el deporte, el trabajo en equipo entre hombres y mujeres puede traer grandes beneficios: “Lógicamente, existe una gran diferencia física, pero se puede suplir con otras habilidades y capacidades. ¡Hay que abrir la mente!”.

Por ello piensa que es imprescindible dar mayor visibilidad al deporte femenino, “necesitamos inversión para crear equipos, organizar competiciones, hacer campañas de acercamiento de este deporte a las niñas y a las adolescentes”.

fútbol sala

Mónica Werner disputando un partido en el polideportivo Barajas el pasado 3 de abril. DANIEL MILLS SALCEDO

(Visited 201 times, 2 visits today)