El británico Justin Fashanu fue el primer futbolista profesional en declarar públicamente su homosexualidad en 1990. El equipo GMadrid Sports Fashanu se llama así en su honor. Un equipo de fútbol 11 inclusivo que juega en Hortaleza donde las personas del colectivo LGTBI se encuentran en un entorno deportivo seguro, sin prejuicios y sin comportamientos discriminatorios.

El fútbol es uno de los deportes con más seguidores y en los que aún sigue vigente esa “herencia machista y heteronormativa”, señalan desde el club, que hace que todavía se produzcan comportamientos discriminatorios contra aquellos que se salen de lo “normativo” y que los insultos homófobos sean recurrentes. Frente a ello, GMadrid Sports nació en 2007. El club deportivo está compuesto mayoritariamente por personas del colectivo LGTBI, pero no de forma exclusiva.

GANAR A LA HOMOFOBIA

El club afirma que algunas personas llegan a sus equipos tras haber vivido algún tipo de discriminación por su orientación sexual o identidad de género. Otras, sin haberlo experimentado, llegan por no sentirse del todo libres para poder visibilizarse. “Seamos lo que seamos, podemos jugar al fútbol como otras personas”, afirma Fran Aristeguieta, jugador defensa del equipo.

La relación de este equipo LGTBI inclusivo con el resto es buena en las competiciones. En los años que llevan tan solo se han producido dos sucesos. El primero ocurrió en diciembre de 2018 en el polideportivo Luis Aragonés, donde los contrincantes lanzaron insultos homófobos, además de estar bajo los efectos del consumo de alcohol y drogas.

El altercado se denunció a la Unidad de Gestión de la Diversidad de la Policía Municipal de Madrid y, en el siguiente partido con el mismo equipo, se convocó a deportistas de cinco clubes deportivos LGTBI para llenar las gradas de banderas del colectivo en apoyo de su unión contra los discriminadores.

“Se necesita acabar con la LGTBfobia en el deporte para que la gente pueda vivir su sexualidad de forma libre” Santi Rivero, vicepresidente de COGAM

El segundo ocurrió en febrero de 2020 en un partido de la liga municipal de Hortaleza de GMadrid Sports Fashanu contra el Atlético Jabalí en el campo de la asociación deportiva Esperanza, en Canillas. Unos adolescentes empezaron a faltar al portero y, cuando se percataron de que llevaba una franja arcoíris en la camiseta, cambiaron los insultos. “Portero sarasa, portero maricón”, cuenta Santi Rivero, guardameta y vicepresidente de COGAM (Colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Madrid). Además de los compañeros, el equipo contrario también salió en defensa del portero. Finalmente el árbitro expulsó a los jóvenes.

Era la primera vez que el portero vivía algo parecido y, al compartir el incidente en Twitter, se hizo viral. Aun así, afirma que lo hizo para visibilizar este tipo de situaciones, como anécdota, ya que afortunadamente no llegó a más.

Jugadores del GMadrid Sports posan junto a Michael Robinson y Raúl Ruiz en 2017 en el polideportivo Luis Aragonés tras la grabación de un programa para Movistar+.

Luchar para que estos episodios de homofobia no se vuelvan a repetir es precisamente el objetivo de los equipos del club GMadrid Sports. “Creo que lo que se necesita es acabar con la LGTBIfobia que hay en el deporte y muy especialmente en el fútbol para que la gente pueda vivir su sexualidad de forma libre”, afirma Santi Rivero. “Me da pena, que a las alturas en las que estamos, chavales de esta edad piensen de esa forma y utilicen estos insultos. Demuestra que aún queda muchísimo por avanzar”, reconoce.

Junto con otros clubes, GMadrid forma parte de Deporte y Diversidad, una entidad sin ánimo de lucro que engloba los clubes LGTB de Madrid. Su objetivo es promover un deporte sin discriminación, igualitario y diverso. Para ello imparten seminarios informativos a federaciones y clubes sobre cómo prevenir la LGTBIfobia, además de organizar varios eventos como la Carrera del Orgullo por la Diversidad, el Congreso Deporte y Diversidad o los Juegos del Orgullo.

Mediante la educación y visibilidad, equipos como el GMadrid Sports Fashanu, compuesto por chicos entre 20 y 35 años, son el inicio de un largo recorrido en la inclusión e igualdad del colectivo LGTBI en el deporte. Una primera semilla para acabar con estos comportamientos y para que futuros jugadores tengan todo tipo de referentes.

(Visited 226 times, 1 visits today)