Apareció el virus del narcisismo y las protestas de gama alta en las calles llenas de ‘parvenues’, donde se esconden los menos pudientes de los pudientes. Los que temen, si esto sale mal, verse empujados a vivir de esos subsidios de los que ahora echan pestes