Quizá parezca exagerado, pero nos atrevemos a decir que una pequeña tienda de barrio puede cambiar los hábitos de compra y consumo de quienes se animen a cruzar su puerta. Con esta idea en mente, poco después de la pandemia, nació Reduce y Granel, una “tiendita imperfecta en Hortaleza de productos ecológicos, a granel y con menos residuos”, según reza en su página web.

Como muchos otros de los proyectos del Espacio Danos Tiempo, Reduce y Granel parte de un principio que es para ellos universal e irreductible: el convencimiento de que nuestras acciones y, entre ellas, el consumo son una potente herramienta de cambio hacia la justicia, la igualdad y la responsabilidad ambiental y social en el mundo que habitamos.

Nada más traspasar el umbral de la tienda, en el número 5 de la calle Mar de Bering, junto a la cafetería de la asociación, vuelven a la memoria recuerdos de antiguos comercios donde imperaba la calma: el olor a especias, la cuidadosa disposición de los artículos, la calidez y cercanía de Eva Rodríguez, que atiende el establecimiento y a sus clientes desde principios de año, todo ello evoca tiempos pasados muy alejados ya de los hostiles mecanismos del consumo en la ciudad.

DSF5892

Tarros con legumbres de las que se despachan en Reduce y Granel. SANDRA BLANCO

El proyecto de Danos Tiempo nació también con la idea de generar empleo a través de la economía social, red de la que forman parte a través del Mercado Social de Madrid. Eva, que es profesora de yoga de la asociación desde hace más de un lustro, en febrero de este año ha pasado a estar contratada por Danos Tiempo para encargarse de atender la tienda y apoyar en labores administrativas y de contabilidad, con un esfuerzo extra para la asociación.

A pesar de la creencia de que los productos ecológicos son mucho más costosos, el consumo responsable es, a largo plazo, más económico

“Hay productos que parecen baratos en el supermercado –explica Eva–, pero su repercusión a largo plazo tiene unos costes altísimos. El café que nos venden, por ejemplo, suele ser torrefactado y producido en condiciones precarias para sus trabajadores. Lo que tenemos aquí es un café delicioso que llega aquí a través del comercio justo”.

A pesar de la creencia de que los productos ecológicos son mucho más costosos, el consumo responsable es, a largo plazo, más económico. Eva pone el ejemplo de un cepillo de dientes: “Aquí los tenemos de bambú y de bioplástico con cabezales de recambio. Si lo tratas con cuidado, te dura más tiempo que los que compras en un supermercado, así que a la larga sales ganando, no solo en lo que respecta a la sostenibilidad, sino también al bolsillo”.

DSF5969

En Reduce y Granel también se pueden adquirir productos de limpieza. SANDRA BLANCO

En la tienda, también hay legumbres, especias, arroces, panela, harinas, café, frutos secos, infusiones, vinos, mermelada, miel y, cuando el precio lo permite, aceite. Se ofrece, además, una sección de productos de limpieza ecológicos, de cosmética e higiene, y artículos para el hogar y la cocina, como estropajos y envases.

El mantra que hay detrás de esto es reducir, reducir y reducir, ya que “el mejor residuo es el que no se genera”

Las palabras sostenibilidad, comercio justo, productos de cercanía, con menos residuos y libres de plásticos se intercalan en la conversación de Eva mientras atiende a los clientes, muchos de ellos sabedores ya de la necesidad de traer su propio envase. Porque el mantra que hay detrás de esto es reducir, reducir y reducir, ya que “el mejor residuo es el que no se genera”, y eso implica también ser conscientes de que incluso las bolsitas de papel reciclado o los vasitos de cartón de usar y tirar tienen un impacto importante al implicar energía, agua y otros recursos naturales para generar un producto de muy corta vida y de difícil reciclaje.

La contaminación por plásticos y otros residuos es uno de los temas recurrentes de la agenda verde. Los costes ambientales, sociales y económicos de las cifras descomunales de los residuos y desechos, muchos de ellos con destino a los fondos marinos, son difíciles de cuantificar. Por eso, Reduce y Granel no se sirve de trucos de marketing ni responde a las modas del gluten free, sino que encarna los valores de otros espacios de nuestro distrito, los que reclaman una forma diferente de encarar el mundo, de consumir y de vivir. A falta de una voluntad política que, a escala internacional, priorice medidas encaminadas a revertir la crisis ecológica actual, el cambio de rumbo tal vez esté en las manos de quienes apoyan este tipo de iniciativas y establecimientos.

Reduce y Granel

Productos de cosmética e higiene de la tienda Reduce y Granel en el Espacio Danos Tiempo. SANDRA BLANCO

(Visited 336 times, 1 visits today)