Raquel Collado, vicepresidenta de los Foros Locales de Horteleza, presentaba el pasado viernes 15 de febrero un acto convocado por la Coordinadora de Entidades Ciudadanas de Hortaleza, que aglutina a más de 30 colectivos. En la convocatoria participaba también la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública Área 4, que desplazó a los tres ponentes: Carmen San José, José García y Leda Lorente. El tema se expresaba en las hojas informativas de forma sencilla y clara: «Quieren cerrar los centros de salud a las 18.00 horas«.

Pese a la trascendencia de la medida y a los esfuerzos por repartir información a la puerta de los centros de Atención Primaria, el salón de actos de Huerta de la Salud no completaba su aforo. Había que escuchar qué estaba pasando en la Atención Primaria y en los hospitales y el porqué de una nueva medida que comenzará, como si se tratara de un proyecto piloto, en catorce centros de salud, aunque nadie duda de que es otro límite, otro recorte, que se generalizará contra la atención sanitaria que requieren los ciudadanos.

Comenzó la exposición Carmen San José, diputada de Podemos en la Asamblea de Madrid y médico de Atención Primaria. Sencilla, precisa y contundente, Carmen calificó el recorte horario para la atención en los ambulatorios como «una medida tremenda» y explicó que esta partió de los pediatras, dado su escaso número, pero que la Consejería con ello encontró una nueva vía para recortar el servicio sanitario público.

Para la doctora San José, no obstante, más grave ha sido todo el proceso anterior en el que se ha degradado el concepto de atención primaria, una atención integral que cubre tanto aspectos sociales como biológicos. Según Carmen, en Atención Primaria «se resuelven el noventa por ciento de todas la patologías y se resuelven con más eficacia», pero tendrían que tener más tiempo para trabajar con la comunidad». Desde que la Comunidad de Madrid recibió las trasferencias en Sanidad, el presupuesto es menor, con menos profesionales, mantenimiento y reformas. Lo anterior explica las demoras en las citas y que sea más frecuente el acudir a las urgencias hospitalarias.

La diputada San José reclama que haya una «conciliación familiar y laboral sin engaños» y pide para la Atención Primaria turnos que no sean fijos porque es posible la flexibilidad cubriendo la atención desde las ocho de la mañana a las nueve de la noche, tal y como está en el actual horario. La condiciones que impone la Comunidad de Madrid hace que muchos profesionales «huyan a otras comunidades o al extranjero» y eso hace cierto que hay falta de profesionales.

SITUACIÓN EN LOS HOSPITALES

El turno pasó a Leda Lorente, auxiliar de enfermería del hospital público de gestión privada de Villalba, quien en su primera exposición en público describió la situación de los hospitales como saturada al tiempo que se cierran camas y se han perdido cuatro mil cuatrocientos profesionales. Leda llamó la atención sobre las camas en los pasillos, situaciones en las que no solo se vulnera la dignidad de los pacientes sino también los datos personales y la privacidad.

Estas situaciones en el día a día, cuenta Leda, provocan una gran ansiedad en los profesionales y afecta su motivación, pese a ser este un trabajo muy vocacional. Pero Leda no se refirió solo a lo que ocurre puertas adentro. El servicio de ambulancias dispone de veintiséis dotaciones, de las cuales más de diez no están operativas. Esto se traduce en los tiempos de espera ante una emergencia, agravado con el hecho de que en cada ambulancia va un solo técnico y hay unidades móviles sin médico. En cada sector de los público se repite la ecuación de menos personal para más pacientes.

El tercer ponente, José García, trabaja en las urgencias del hospital 12 de Octubre y pertenece a la recién creada Plataformas Urgencias y Emergencias en Lucha. Este sanitario fue categórico al calificar el nuevo  proyecto piloto de la Consejería de Sanidad. Lo calificó como «Plan Kamikaze» cuyo objetivo es llevar a la solicitud de pólizas privadas.

José repasó algunas cifras como el cierre de 2.100 camas junto a los 51 días de espera quirúrgica, pero también a quienes están detrás de las gestión de servicios como las ambulancias como Ferrovial en Safe. Algunas cifras fueron positivas, como el 95% de satisfacción con los enfermeros y el 93% con los médicos, otras cifras, en este contesto, eran negativas, como que el 22% del presupuesto público va a parar a la sanidad privada.

EL PÚBLICO HABLA

Pepi preguntó que por qué no nos tiramos todos a la calle y se le respondió que la gente no lo sabe, aunque «la ciudadanía se está movilizando ya». También se advirtió que no hay en esta ocasión la misma unidad que cuando surgió la Marea Blanca y, de hecho, hay profesionales que están de acuerdo en recortar el número de horas en los centros de Atención Primaria.

Luis usó una pregunta retórica («¿qué gobierno es el responsable?») para poner sobre la mesa los más de 10.000 millones recortados en Sanidad por el gobierno de Rajoy. Entonces Marta tomó la palabra para reclamar «que no haya chiringuitos ni parcelas y que todos vayan a una como en la Marea Blanca».

Una usuaria del hospital Gregorio Marañón se quejaba del cambio del médico de cabecera tras quince años y del cierre de uno de los servicios que recibía. Entonces, José María llamó la atención sobre la «consciencia de los ciudadanos» y puso la imagen de la asistencia al propio acto en contraposición a la sala contigua donde se jugaba al dominó. Surgieron así propuestas para mejorar la difusión, como la de Kas planteando un audiovisual.

Sin embargo, este era la primera de las muchas acciones de difusión que va a haber y así se citaba a los presente en la calle Suecia de La Musas para una concentración tres días más tarde. Mientras, las asociaciones miran sus agendas para que el nuevo recorte en Atención Primaria se conozca y lograr que ese proyecto piloto, el Plan Kamikaze, se retire.

Médicos Médicos protestando contra el cierre anticipado de los centros de saludo / Foto FRAVM

 

 

 

 

(Visited 193 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada