El rap, como música urbana, está ligado a la calle. Pero también se puede aprender entre cuatro paredes. En el barrio de Sanchinarro, la asociación Garaje lo lleva demostrando varias semanas en el taller destinado a chavales que se imparte en un aula del centro cultural. Una iniciativa impulsada por la asociación vecinal Sanchinarro para ofrecer alternativas de ocio a jóvenes y adolescentes sin salir del barrio.

Las sesiones del taller, que son gratuitas, tienen profes poco convencionales. Son educadores de la asociación Garaje vinculados al mundo del hip-hop, como Arturo, MC conocido como Artes, que se crio en Torrejón de Ardoz, cuna del rap español, o Toño, técnico de sonido y productor musical. También Javier Taboada, Tabo, que tiene experiencia en proyectos de intervención social para personas en riesgo de exclusión.

Arturo ‘Artes’, en el taller de rap / Foto Javier Martínez

El alumnado tiene flow. Son jóvenes del barrio que hacen rimas y organizaban batallas de gallos en la calle o que tienen inquietudes musicales como Fran, que es percusionista y busca “despertar al barrio y crear una comunidad”. La clase se centra en escribir y hablar sobre Sanchinarro, porque uno de los objetivos del taller es sacar un tema colectivo con un videoclip.

Lluvia de ideas y entre todos se retrata al barrio. Se habla de la gente y de rivalidades entre zonas, por ejemplo, con Virgen del Cortijo (al que llaman La Colmena) y de la desigualdad económica entre ellas. También hay quejas sobre las fiestas del barrio, porque no hay actuaciones adaptadas al público más joven. Incluso del centro cultural y su gestión privada, pues los chavales piensan que debería ser de todos.

Después de la lluvia de ideas y mientras Toño prepara las bases, Artes empieza a rapear una de sus rimas, y todos los chavales toman nota, porque les gusta lo que se aprende.

Los alumnos del taller, durante una de las sesiones / Foto David Martínez

(Visited 163 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada