El Pleno de diciembre de Hortaleza, celebrado el pasado miércoles 10, tuvo de todo. Comenzó con una protesta de personas afectadas por la venta de viviendas de la EMVS al ‘fondo buitre’ Lazora. Después fueron desalojadas por orden del presidente del distrito, Ángel Donesteve (PP), e identificadas por agentes de la Policía Municipal, y todo ello motivó que los representantes de PSOE e Izquierda Unida abandonaran el Pleno como señal de protesta y sin defender las iniciativas que habían presentado.

Tensión desde el principio

Fue en el tercer punto del orden del día (los dos previos se trataron en un minuto), mientras se debatía una proposición del PSOE sobre los incidentes que se vienen produciendo en el centro de mayores de Huerta de la Salud, cuando comenzó la protesta de una docena de personas que han visto como la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) del Ayuntamiento de Madrid ha vendido sus viviendas de alquiler, en el barrio de Sanchinarro, a la empresa Lazora.

Se levantaron de sus asientos mostrando unos carteles en los que denunciaban lo ocurrido con sus pisos y gritando contra el equipo de gobierno del Partido Popular. El concejal Donesteve ordenó a los dos agentes de paisano de la Policía Municipal que desalojaran a los vecinos que protestaban, pero fueron éstos los que abandonaron el salón de Plenos sin necesidad de los policías tuvieran que utilizar la fuerza.

Identificaciones

Sin embargo, una vez fuera del edificio estos dos agentes comenzaron a pedir la documentación a la docena de afectados. Tras unos minutos en los que los policías no se veían con la suficiente fuerza para hacer cumplir la orden (pidieron refuerzos), en los que representantes de los tres grupos de la oposición intentaban mediar para resolver la situación, los vecinos acabaron entregando sus documentaciones antes de que llegaran los agentes de apoyo.

Poco después, los representantes de IU y PSOE anunciaban que preferían estar con los vecinos y abandonaban el salón de Plenos sin defender las iniciativas que habían presentado (seis cada partido de las que sólo se debatió la primera del PSOE). Fue su forma de mostrar nuevamente su descontento con la forma de actuar del presidente del distrito, a quien todos los grupos de la oposición ya habían pedido su dimisión en el Pleno de noviembre por haber destituido a la Secretaria de la Junta Municipal, Delia Berbel, por supuestamente querer conciliar su vida laboral y familiar, un asunto que hizo protagonista a Donesteve en medios de comunicación de alcance nacional.

El Pleno continuó sin PSOE e IU, y por tanto sólo se trataron las iniciativas que había planteado Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que prefirió quedarse porque llevaba proposiciones y preguntas que afectaban a otras personas y colectivos del distrito.

(Visited 104 times, 1 visits today)