Apenas eran unos quince, pero cuando la intención es buena no importa la cantidad. Unos venían de Canillas, otros de Manoteras, de la Colonia Orisa, incluso de más allá de Mar de Cristal, pero cada uno con una idea clara: había que pasar la mañana haciendo agujeros, presentando los árboles y por qué no, departiendo también.

Luis, además de los doce árboles cedidos por la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), trajo consigo una azada y un ahoyador. Estuvo parte de la jornada dándole vueltas a la herramienta como si de un sacacorchos se tratara. El problema era cuando había que seguir ahondando pero se daba con una piedra o un ladrillo, de los miles que hay en la loma situada tras el polideportivo de Hortaleza, que todos creen que fue creada a partir de una escombrera.

Manuela y Sebas aportaron el abono cedido por la Asociación de Compostaje Comunitario de Hortaleza, de tan buena calidad que la Universidad de Murcia lo ha calificado apto para la agricultura ecológica. Elena, a la chita callando, realizó alcorques y agujeros. Selina se ocupó de llenar los bidones para poder regar los plantones. No faltó la ayuda de Óscar, ingeniero agrónomo que, como buen pedagogo y mejor agricultor, enseñó a todos los pasos a seguir para asegurar el éxito de la plantación.

Vecinos voluntarios cavan agujeros para plantar los árboles. MANOTERAS TE ENFOCA

Además Naomi, Camila, Ainhoa y Alejandra, cuatro prejóvenes a las que acompañaba Clarisa de la comunidad Bahá’í participaron por primera vez en su vida en la plantación de un árbol. Pero no acaba aquí el asunto, porque plantar no es el fin. El verdadero objetivo, además de colaborar para tener un entorno más agradable, es construir vínculos, crear redes entre todos para poder mejorar nuestro barrio. A partir de ahora surge un nuevo desafío que no es menor, el mantenimiento.

Esta nueva plantación en Hortaleza se ha realizado en el mismo lugar donde, en febrero de 2021, solo unas semanas después de la nevada de Filomena, la asociación Danos Tiempo, junto a otros colectivos del distrito, coordinó el trasplante de 80 arbolitos para renaturalizar la zona. En aquella jornada participaron 40 personas de todas las edades, y muchos de aquellos árboles siguen creciendo y echando raíces en el barrio.

(Visited 325 times, 2 visits today)