Un álbum de fotos colectivo para 170.000 habitantes donde todos pueden añadir y compartir sus imágenes favoritas. Eso pretender ser La Fototeca de Hortaleza, un proyecto digital que mira al pasado puesto en marcha por la joven Sara Jiménez, estudiante de Comunicación Audiovisual. “El proyecto surge de un trabajo universitario sobre gestión de un patrimonio y decidí recopilar todas las fotografías posibles de Hortaleza, que es mi barrio”, explica la estudiante. “Este trabajo consiste en recuperar, catalogar correctamente y poner a disposición del público todo nuestro patrimonio fotográfico. Es una forma de ofrecer fotografías antiguas a todo aquel que quiera verlas, usarlas o simplemente recordar otros tiempos”.

Las primeras imágenes ya se pueden disfrutar en la web www.fototecahortaleza.tk y hay más de una joya. “Tengo varias fotografías de los años cuarenta y cincuenta. De esas fotografías, hay una que muestra la cuesta de los Paúles con la iglesia de San Matías al fondo. Esa me encanta, porque si la comparamos con la actualidad, es uno de los paisajes que más han cambiado. Ahí se ve que Hortaleza aún era un pueblo que se acababa (o estaba a punto) de anexionarse a la ciudad”.

La Fototeca de Hortaleza 2Concierto en las fiestas de la primavera de 1978 en la UVA de Hortaleza

Entre los primeros donantes de imágenes figuran dos de los historiadores que más tiempo han dedicado al pasado de nuestro distrito, como Juan Carlos Aragoneses y Ricardo Márquez (ambos colaboradores de este periódico).Aunque el archivo personal de cualquier vecino o vecina puede ser de interés para La Fototeca, como revela Sara. “Todo aquel material fotográfico que sea significativo para el distrito es bien recibido, y no sólo imágenes antiguas. Cualquier fotografía en la que se vean los barrios del distrito, gente en las calles, monumentos o actividades como la cabalgata alternativa también valen”.

Para hacer aportaciones, sólo hay que escribir al correo electrónico memoriafotograficahortaleza@gmail.com. “Yo misma escanearía las fotografías en su casa”, se ofrece la promotora del proyecto. “No hay que preocuparse si están algo dañadas, porque también las puedo restaurar. Lo único que pido es que los archivos que se envíen lleven en el título el año aproximado, el lugar y si hay alguna actividad o algo relevante; eso me facilitará las cosas a la hora catalogar las imágenes”, pide la creadora de un archivo que pretende guardar la memoria visual de todo el barrio.

(Visited 2.443 times, 1 visits today)