Dicen que en el origen del arte hay un sentimiento colectivo, un sentirse en comunidad, algo que es especialmente característico en la pintura mural. Ese deseo de crear comunidad educativa, de sentirse parte de un proyecto común, lo explica muy bien Cristina Sandoval, jefa de estudios del instituto público Arturo Soria al preguntarse: “¿qué mejor manera que querer y valorar tu instituto que hacerlo tuyo? ¿Qué mejor forma de hacerlo tuyo que construirlo?”.

Con esta premisa, los alumnos de primero de ESO, capitaneados por Juan Carlos de la Torre, jefe de estudios adjunto, trabajaron por turnos en grupos de diez alumnas y alumnos durante dos semanas para dibujar siluetas, perfilar diseños, llenarlos de blanco y verde… Y todo ello mientras reían, se manchaban de pintura y compartían experiencias, convirtiendo un proyecto pictórico en una experiencia educativa única.

Algo parecido fue también lo que impulsó al AMPA y a la dirección de la escuela infantil El Carmen a cambiar el precario gris del cemento de sus muros por el color. Lo cuenta Laura Pérez, madre perteneciente al AMPA y coordinadora en este proyecto. “La idea de pintar la escuela surgió hace un año cuando hubo que remozar el muro porque los ladrillos estaban muy deteriorados y la inspección de edificios obligó a echar cemento pata evitar accidentes”.

Noemí, Eva e Irene, tres alumnas de doble grado en Fundamentos de la Arquitectura y Diseño Integral y Gestión de la Imagen de la Universidad Rey Juan Carlos, que ya habían pintado la planta de pediatría del hospital universitario de Móstoles, elaboraron las plantillas y dirigieron durante dos semanas a padres y madres de la escuela que acudían cada día junto con algún vecino del barrio. Y todo ello, de forma totalmente altruista.

Ahora, el perímetro completo de la escuela es una festín de dibujos y colores que han convertido a este centro educativo, en palabras de Laura, “en un edifico emblemático de Manoteras”. Y concluye sin disimular su entusiasmo: “Los niños y los no tan niños disfrutamos todos los días al pasar por sus muros. Hemos conseguido darle un aire nuevo, moderno y precioso a la escuela, lo que se traduce en una energía positiva que se transmite a todos los integrantes tanto del personal del centro cono a madres, padres, niños y niñas. Estamos orgullosos”.

(Visited 133 times, 1 visits today)

Comparte este/a entrada