En un entorno amplio y motivador, Eva Angulo, vecina de Hortaleza de toda la vida y terapeuta en psicomotricidad, ha abierto el centro Movere Psicomotricidad en la calle Isabel Clara Eugenia, número 28, del barrio de Sanchinarro. Un espacio que permite ayudar a las familias que lo necesiten y dar a conocer la importancia del juego, el movimiento y las relaciones para el saludable desarrollo de la infancia.

“Después de terminar mi formación en el Centro de Estudios y Formación en Práctica Psicomotriz, empecé a hacerme muchas preguntas con respecto al estilo de vida que llevamos, la educación actual y la mirada que tenemos hacia la infancia”, explica Eva, aunque reconoce que “haber pasado la pandemia, que nos ha sensibilizado con respecto a lo que es verdaderamente importante, fue el detonante para crear este espacio”.

DESARROLLO COGNITIVO

Movere Psicomotricidad está basado en la práctica psicomotriz de Bernard Aucouturier, pedagogo y profesor de educación física francés, que considera el juego como una necesidad de primer orden para el desarrollo normal y óptimo de las niñas y niños porque “el juego es su lenguaje, su modo de expresarse y de vivir”. Además, se destaca la importancia del juego espontáneo para su autoestima, su pensamiento, su creatividad, aprender, conocer, relacionarse…, ya que, “si se limita el juego espontáneo, estamos limitando el crecimiento psíquico del pequeño”.

Todas las sesiones tienen una duración de una hora. Por las mañanas, hay grupos de juego y movimiento para bebés a partir de 5 meses, donde, mediante la exploración y manipulación de objetos, adquieren competencias de desarrollo cognitivo y afectivo.

“Si se limita el juego espontáneo, estamos limitando el crecimiento psíquico del pequeño”

Por la tarde, se realizan sesiones semanales de psicomotricidad educativa en grupo para niños y niñas entre 2 y 7 años como complemento a su actividad educativa y sesiones de psicomotricidad reeducativa individuales para niños y niñas que presentan alguna dificultad a nivel motor, emocional, de atención, relacional o de conducta.

Desde que abrió sus puertas en marzo, ya se han incorporado varios niños y niñas, se realiza psicomotricidad en familia algunos sábados y se han celebrado varias charlas. Según comenta Eva, la respuesta de las personas usuarias está siendo muy positiva. “Siento que entienden la importancia de todo y que les gusta, sobre todo a los niños y niñas porque no quieren irse y siempre quieren volver. Eso tiene mucho valor para mí y nos cuenta mucho sobre el deseo de los niños, que es el juego”. Además, confiesa que, con la llegada del buen tiempo, realizar actividades al aire libre “puede ser una iniciativa fantástica”.

 

(Visited 102 times, 1 visits today)