El sábado 29 de abril se celebró en el colegio Santa Francisca Javier Cabrini la cuarta entrega del Chess Cabrini. La finalidad de estos encuentros es dar a conocer el juego del ajedrez como algo más que un entretenimiento por lo que, además del propio torneo, la jornada incluía una conferencia acerca de la didáctica del ajedrez impartida por Madrid Chess Academy, así como “pachanguitas y simultáneas para adultos, photocall y muchas cosas más”.

Este año, el torneo ha contado con la participación y colaboración de la tienda Ajedrez 21, el Club 64 Villalba y Hortaleza Periódico Vecinal, entre otros.

CAMPEONATO

Tras la entrega de acreditaciones a primera hora de la mañana, con los alumnos distribuidos en cinco categorías y mediante rondas de cinco minutos, el encuentro se desarrolló en tandas de partidas simultáneas, donde la máxima era la de jugar y no la de ganar.

Los resultados después de las cinco rondas consolidaron la cabecera de la clasificación: Adrián Terán González (Club 64 Villalba) en el primer puesto y Marcos Asín Piedra (Expansión Hortaleza) en el segundo. Mientras que sube al tercer puesto Raúl Cristóbal Álvarez (Colegio Méndez Núñez), al cuarto Sara Xiam Fernández Gago (Expansión Hortaleza) y al quinto Francisco José Ponce Sanz (Colegio La Inmaculada).

Como en otras ocasiones, se contó con la presencia de Luis Blasco de la Cruz como árbitro principal, quien, además, coordina en España el proyecto europeo Ajedrez CASTLE (Castle Proyect) para la introducción del ajedrez como asignatura en los colegios, ya que influye positivamente en la formación de los alumnos en tres aspectos muy concretos: aumento de la capacidad intelectual, influencia en la formación del carácter y adquisición de valores. Además de que están comprobados los beneficios del ajedrez en niños con déficit de atención o hiperactividad. En esta iniciativa, participa el propio colegio Cabrini, pues imparte esta materia de manera obligatoria y no evaluable una vez a la semana a sus alumnos de primaria.

APRENDER JUGANDO

Los resultados son altamente satisfactorios, ya que lo que empieza como un juego, según los organizadores, “acaba siendo el complemento ideal para la comprensión de asignaturas tales como Matemáticas o Música, entre otras”. Además, el ajedrez desarrolla valores como el respeto, la solidaridad y la paciencia.

Llama la atención la vitalidad de un centro educativo más que centenario que ha sabido conciliar tradición y valores con nuevas tecnologías y un enfoque renovador en el que se aúna el deporte con el aprendizaje de cualidades útiles para una educación más completa de nuestros jóvenes.

(Visited 465 times, 1 visits today)