Los puestos de El Rastro de Madrid no dejaron de montarse todos los domingos ni cuando la ciudad era bombardeada a diario, pero lo que no pudo detener la guerra lo ha conseguido la pandemia del coronavirus. El pasado 12 de marzo, dos días antes del decreto del estado de alarma, el Ayuntamiento anunciaba la cancelación temporal del gran zoco madrileño y de los 26 mercadillos callejeros de todos los distritos para evitar contagios.

El Consistorio todavía no ha levantado la veda a los tenderetes de la Ribera de Curtidores, pero esta semana vuelven los mercadillos de los barrios. El primero será el de Canillas, que desde hace décadas se instala en el aparcamiento de la calle Alcorisa junto al cementerio, y el domingo regresará el de Hortaleza, en la Carretera de la Estación con el cruce de Santa Adela. Sin embargo, lo harán con una importante reducción de puestos y de aforo para evitar aglomeraciones.

El Ayuntamiento anunció la semana pasada que la reapertura de los mercadillos se realizará cumpliendo medidas sanitarias como el distanciamiento social, lo que implicará la instalación de solo un 25% de los puestos, con dos metros de separación entre cada uno de ellos, y la restricción del aforo a un tercio de lo habitual.

Los mercadillos tendrán entrada y salida, un sentido único de desplazamiento y se priorizará el pago con tarjeta

Además, los tenderos deben priorizar el pago con tarjeta y evitarán la manipulación directa de alimentos. Los mercadillos dispondrán de carteles de entrada y salida para controlar el trasiego de clientes, y habrá itinerarios únicos para moverse entre los puestos.

Este lunes, el concejal de Hortaleza, Alberto Serrano, ha firmado el decreto de autorización que permitirá este martes el regreso del mercadillo de Canillas, que no se instalaba desde el pasado 10 de marzo, hace dos meses y medio. De este modo será el primer mercadillo de la ciudad de Madrid tras el confinamiento, según la Junta de Hortaleza,

El mercadillo de Canillas, con horario de 9 a 14 horas, tiene capacidad para varias decenas de puestos, donde predominan los de alimentación, que tendrán preferencia en este nuevo escenario, aunque también suelen montarse tenderetes que venden ropa, calzados, elementos de decoración, ferretería o plantas.

Este mercado callejero fue escenario del rodaje del videoclip de la canción ‘El rastro’ del grupo navarro Marea, uno de los más populares del rock español, grabado por los hortalinos Kike Babas y Kike Turrón con vecinos de Canillas como figurantes.

(Visited 1.567 times, 1 visits today)