En la Comunidad de Madrid, hay un total de 282.315 perros censados, de los cuales 16.057 viven en el distrito de Hortaleza. Sin embargo, “todavía hoy se siguen viendo muchos de estos perros en parques siendo arrastrados por correas cortas, golpeados, ahogados con collares de pinchos o incluso portando collares de descargas eléctricas, que lejos quedan de su auténtico bienestar”, explica Alicia Gil, vecina de Hortaleza de toda la vida y educadora canina.

Por esta razón, en enero de 2020, lanzó su propio proyecto, llamado Lobo Áureo, y actualmente puede decir que ha dejado el trabajo de oficina en el centro de Madrid para dedicarse a su pasión. “Es muy complejo emprender, pero es muy gratificante”, comenta con una sonrisa.

A Alicia le encantan los animales desde pequeña y, en 2013 (siendo aún menor de edad), comenzó a trabajar como voluntaria en asociaciones protectoras, donde empezó a formarse en educación canina “para entender mejor y ayudar a los perros que entraban con inseguridades, miedos, estrés, agresividad…”.

¿CÓMO SE EDUCA EN LOBO ÁUREO?

Su forma de entender a los perros no tiene nada que ver con la dominación, la jerarquía o la intimidación. “Me gusta observar a los perros, entender a cada individuo y acompañar en la naturaleza propia de la especie y de la personalidad de cada perro”. De esta manera, consigue ayudar a las familias que se apoyan en sus servicios, a las que forma y empodera para que “comprendan mejor a sus compañeros caninos y sepan cómo ayudarles en momentos de dificultad, tener buena relación con ellos y, por tanto, garantizar una buena convivencia”.

En Lobo Áureo, se ofrecen diversos tipos de sesiones, “todas ellas personalizadas”, enfocadas tanto a perros con problemas emocionales, dificultades sociales o de conducta, miedos e inseguridades como a quienes quieran conocer una educación canina amable y respetuosa para tener una relación sana con sus perros.

Forma y empodera a las familias para que "comprendan mejor a sus compañeros caninos"

Además, existen sesiones para quienes acaben de adoptar un cachorro y consultas para quien pueda tener dudas sobre su tenencia o necesite ayuda para resolver conflictos que puedan surgir en el día a día o simplemente necesiten información.

Para perros jóvenes o con dificultades sociales, se crean grupos reducidos, estables y seguros para garantizar experiencias de calidad y aprendizaje social (en colaboración con La Perropeuta, una psicóloga canina).

La mejor forma de conocer todo lo que puede ofrecer Lobo Áureo es visitando su página web o sus redes sociales y también entrando en contacto con Alicia –en horario de 10.00 a 19.00 horas de lunes a viernes– llamando a su número de teléfono (690 23 44 41) o escribiendo a la dirección de correo electrónico del proyecto (educacioncanina.loboaureo@gmail.com).

(Visited 172 times, 1 visits today)