Cuando Marco Ciargo vino a España en el año 2003 desde Florencia, hogar de su familia, tenía muy claro que uno de los proyectos que quería iniciar sería exportar el método de aprendizaje musical que estudió y, después, impartió en una de las diversas academias de música que tiene Lizard en Italia.

Sin embargo, muchas veces, la vida tiene otros planes para nosotros y, en este caso, tuvieron que pasar dos años hasta que Marco, junto con su mujer Nancy Santander, se instalaron en Hortaleza y crearon Taller 57 en la calle Agustín Calvo, uno de los locales de ensayo más concurridos del distrito –quedando aparcada por el momento la idea de crear la academia–.

MOTIVACIÓN Y SENCILLEZ

Giovanni Unterberger es el artífice de este innovador método de enseñanza que, apoyándose en sus propios libros de texto, imparte desde 1981, cuando creó el primer centro didáctico musical Lizard en Fiesole (Florencia). “El secreto de su éxito se basa en sintetizar y personalizar las clases en función del instrumento, lo que genera un aprendizaje más directo y eficaz”, nos cuenta Marco; además, “se imparten clases de combo, donde los alumnos pueden poner en práctica la teoría y experimentar qué se siente al formar su propia banda”.

Dirigido a estudiantes de música de todas las edades, el método se estructura en tres escuelas en función de sus conocimientos: básica (de 6 a 10 años), con tres niveles, y primaria (desde los 11 años) y superior (desde los 15 años), con cuatro niveles cada una.

SEDE HORTALINA

Pasaron 13 años, pero la idea seguía rondando su cabeza y, el pasado mes de octubre, por fin se hizo realidad. Ya ofrecen clases de guitarra eléctrica y acústica, piano y teclado, batería y percusión, bajo eléctrico y canto, para lo que cuentan con un total de ocho profesoras y profesores (entre los que se encuentra uno de nuestros vecinos, Álvaro López, que imparte clases de guitarra a los más pequeños).

Por ahora, tienen 18 alumnos entre la escuela básica y la primaria, cuyas edades van desde los 10 hasta los 68 años, que reciben cuatro clases al mes (de instrumento, combo o historia musical, según el nivel y la edad de los estudiantes) en un horario de 17.00 a 21.00 horas de lunes a viernes. “En el tiempo que llevamos, ya han aprendido cuatro canciones”, comenta Marco sobre la valoración de sus alumnos, “así que la experiencia está siendo muy positiva”.

(Visited 167 times, 1 visits today)